(Sin fines de lucro)

martes, 11 de diciembre de 2018

En áreas protegidas de Itaipú, detectan varias especies de flora en peligro de extinción

Un minucioso trabajo de caracterización de tipos de bosques de las áreas protegidas de la Itaipú está arrojando resultados alentadores en cuanto a la presencia de varias especies florísticas consideradas en vías de extinción, y el hallazgo de nuevas especies para la región del Alto Paraná.


Con miras a la conservación del Bosque Atlántico del Alto Paraná, considerado uno de los remanentes boscosos más importantes de la región, la Itaipú Binacional lidera los trabajos científicos en sus reservas y refugios, en el ámbito de la biodiversidad.

En enero de este año se iniciaron los trabajos de campo para la caracterización los tipos de bosques de las áreas protegidas de la Itaipú, de acuerdo a las propiedades de la flora y los suelos.

En menos de un año de investigación científica y bajo el asesoramiento del renombrado Instituto Smithsonian, se  verificaron la presencia de varias especies florísticas en peligro de extinción dentro de las reservas de la Entidad. Estos datos generaron esperanzas al grupo de investigadores teniendo en cuenta la importancia de la conservación de las especies nativas de la región.

Los técnicos de la División de Áreas Protegidas de la Itaipú registraron dentro de su inventario florístico  las siguientes especies amenazadas, según listado del Ministerio  Ambiente y Desarrollo Sostenible: Euterpe edulis (palmito), Handroanthus heptaphyllus (tajy hu o lapacho negro), Cedrela fissilis (cedro), Zygopetalum maxillare (Chachi poty), Annona cacans (aratiku guasu) y Apuleia leiocarpa (yvyra pere).

El palmito es un producto gastronómico muy apreciado, razón por la cual ha puesto en riesgo de extinción las especies de donde se obtiene. El lapacho negro y el cedro son muy requeridos para la producción maderera, en tanto el aratiku guasu y el yvyra pere están amenazados por la pérdida de su espacio geográfico. 
  
Otro interesante dato resultante del estudio científico que se viene realizando es el registro de nuevas especies en algunas reservas de la Itaipú e incluso para el departamento Alto Paraná.  Estos resultados serán socializados próximamente a través de publicaciones científicas.

Los trabajos de campo consisten en la instalación de parcelas temporales, medición y toma de muestras de especies arbóreas, arbustivas, herbáceas y de suelo. Las mediciones son realizadas por técnicos de la Entidad con el acompañamiento de los guardias forestales de la misma, y el asesoramiento del Instituto Smithsonian.

En once meses de trabajo, fueron instalados 51 puntos de muestreo en las Reservas Naturales Tatí Yupí, Pikyry, Itabo y Limoy, que corresponde al 70% del total del proyecto. En los próximos meses se completará el muestreo en las ocho áreas protegidas.

Certificación internacional

Dentro de la misión de la Itaipú se contempla la responsabilidad social y ambiental.  Como Central Hidroeléctrica, sus reservas y áreas protegidas fueron incluidas dentro de la Red Mundial de Biosfera, y siguiendo los trabajos de cuidado y protección de los remanentes boscosos, recientemente marcó otro hecho histórico en ser la primera empresa del país en recibir la Certificación LIFE, por sus programas a favor de la conservación de la biodiversidad.