(Sin fines de lucro)

jueves, 13 de diciembre de 2018

Es tiempo de reformas para que la bonanza macroeconómica llegue a todos, dice ministro


El crecimiento sostenido de la economía paraguaya, que le ha significado al país una mejoría en su calificación de riesgo por parte de la Fitch Ratings, permite al país pensar en reformas estructurales en áreas como salud y educación, para que la bonanza macroeconómica llegue a todos los sectores, según afirmó hoy el ministro de Hacienda, Benigno López.


“Vamos a seguir creciendo del 3 al 4 por ciento y creo que es el momento de realizar las reformas estructurales que van a hacer que esta bonanza llegue a más gente y que las microeconomías de muchos paraguayos fortalezca el crecimiento del país de manera sostenible y equitativa”, afirmó el ministro.

En ese sentido sostuvo que mediante esta solidez económica se ponen las bases para poder construir las reformas fundamentales en salud, educación, seguridad social.

Respecto a la mejoría en la calificación de riesgo del país, que lo ubica a un peldaño del grado de inversión, López afirmó que esta calificación “nos pone a pensar que tipo de país queremos de aquí en adelante, si bien lo que hicimos hasta ahora lo hicimos bien, eso debemos trasladar hacía otros lugares que tendrán impacto en la productividad de la gente que permitirá cortar la inequidad por medio de una educación y salud de calidad”.

El ministro recordó que desde hace siete años se viene teniendo una mejora sustancial en el manejo del Presupuesto General de la Nación (PGN) y que para ello se tuvo que llegar a lugares extremos, como lo ocurrido en 2011 cuando aumentaron un 40 por ciento los gastos rígidos y se devoró todo el superávit fiscal construido durante los 10 años anteriores. “De ahí los técnicos y políticos se pusieron de acuerdo en una ley muy importante como es la Ley de Responsabilidad Fiscal, que permitió ordenar la administración y economía paraguaya”, refirió en entrevista con radio 1º de Marzo.

López recordó que en este proceso tampoco se puede descuidar la lucha contra la informalidad, ya que desde el Estado se deben generar las políticas y los incentivos adecuados para que las personas se formalicen.

Otro de los puntos que se deben mejorar son los “números lapidarios” de la educación, donde los docentes solicitan reajuste salarial pero se niegan a la capacitación y evaluaciones, dijo. “Esto es muy grave, sobre todo el futuro que nos espera, ya que de seguir así no vamos a tener el capital humano necesario para hacer mover una economía que cada día crece más, no vamos a tener la gente preparada para los trabajos que se vienen, y hoy ya sucede eso”, afirmó.

Finalmente sostuvo que los recursos públicos deben ser destinados a los lugares que son necesarios, como preparar a más médicos y menos abogados, contadores y economistas o sino las buenas calificaciones se volverán efímeras, concluyó.