(Sin fines de lucro)

viernes, 8 de febrero de 2019

EE.UU postulará a David Malpass como nuevo director del Banco Mundial

El controvertido nombre propuesto por el presidente Donald Trump para liderar el Banco Mundial (BM) puede desatar una rebelión contra el dominio estadounidense en esa entidad e impulsar a que otros países lancen un candidato alternativo.

La Casa Blanca confirmó al Grupo de los Siete (G7) que Trump postulará al alto funcionario del Tesoro David Malpass, dijo a la AFP una fuente vinculada al tema, con el objetivo de mantener el control estadounidense de una mayores entidades financieras del mundo.

El BM, que tiene sede en Washington, siempre fue presidido por un estadounidense desde su fundación tras la Segunda Guerra Mundial. En contrapartida, su entidad hermana, el Fondo Monetario Internacional (FMI), estuvo desde siempre bajo liderazgo europeo.

En años recientes, numerosos países considerados economías emergentes se han alzado contra esa norma no escrita y exigen un proceso de selección más abierto y basado en los méritos del candidato.

Expertos creen improbable que estos países puedan sumar fuerzas para derrotar al candidato de Estados Unidos, cuya nominación se anunciará oficialmente el miércoles. No obstante, puedan alzarse enérgicamente contra Malpass, que es un estridente crítico del FMI y del BM y suele decir que sus préstamos son "corruptos".

Muchos, incluyendo estadounidenses de los dos partidos, critican a Malpass y sus credenciales por cuanto señalan que no previó la crisis financiera mundial y expresó reparos, que luego resultaron infundados, a la política adoptada por la Reserva Federal para sacar a Estados Unidos de la recesión de 2008-2009.

Una opción tóxica
"David Malpass sería un presidente del Banco Mundial desastroso. Es una opción tóxica" dijo el exsecretario asistente del Tesoro Tony Fratto.

Justin Sandefut, miembro del instituto Center for Global Development, dijo que Malpass "incurrió en malas prácticas en muchos asuntos; desde desdeñar los primeros indicios de la crisis global de 2008 hasta considerar la idea de abolir al FMI".

Malpass, actual subsecretario del Tesoro para asuntos internacionales, criticó severamente al Banco Mundial por seguir prestando dinero a China y a otros países relativamente ricos.

En una declaración ante el Congreso en noviembre de 2017, dijo que el BM y FMI "son a menudo corruptos en sus prácticas de préstamos y no obtienen beneficios para la gente común de los países" si no que "vuelan con billete de primera clase para aconsejar a los funcionarios de los gobiernos".

Malpass fue el economista jefe del banco de inversiones Bear Stearns desde 1993 hasta el colapso de esa entidad al inicio de la crisis financiera de 2008. Intentó infructuosamente llegar al Senado antes de integrarse al equipo de transición de Trump tras las elecciones de 2016.

Empero el año pasado encabezó negociaciones que terminaron con un "histórico" aumento de 13,000 millones de dólares del capital de préstamos luego que los miembros del BM admitieron reducir los préstamos y cobrárselos más caro a países como China.

La inesperada y prematura salida del presidente del BM Jim Yong Kim, que se hizo efectiva el 1 de febrero, cuando ni siquiera había llegado a la mitad de su mandato de cinco años, permitió a Trump lanzarse a buscar un sucesor.

La directiva del banco acogerá candidaturas desde 7 de febrero hasta el 14 de marzo y planea anunciar a su nuevo conductor antes de las reuniones del BM y el FMI en Washington entre los días 12 y 14 de abril. Cualquiera de los 189 miembros del BM puede postular un candidato.

Estados Unidos es el mayor accionista del BM pero no tiene poder de veto y precisa el respaldo de naciones europeas para votar en mayoría en la dirección del banco.

Pero si Europa se opone a la propuesta estadounidense, tácitamente estará renunciando al liderazgo del FMI -que es mucho más importante que el BM- cuando termine el mandato de su actual directora gerente, la francesa Christine Lagarde.

Credibilidad erosionada
Mark Sobel, quien tiene una larga carrera en el Tesoro, supervisa las relaciones con el FMI y trabaja junto a Malpass, rehusó comentar la candidatura.

Señaló sin embargo que si no se designa un candidato "creíble" muchos miembros del BM podrían unirse contra el propuesto por Estados Unidos; especialmente "si esa persona es vista como hostil a la institución".

Sobel considera que es hora de terminar con la tradición de estadounidenses y europeos encabezando las mayores entidades multilaterales de crédito.

"En última instancia las instituciones estarán mejor atendidas por una persona creíble cualquiera sea su nacionalidad", dijo Sobel a la AFP.

Massod Ahmed, con extensa trayectoria en el FMI y el BM y ahora presidente el instituto Center for Global Development en Washington, advirtió que si no se escoge al nuevo líder en un proceso "realmente basado en los méritos", se terminará "erosionando un poco más la legitimidad y credibilidad de la institución".

Otros potenciales candidatos que supuestamente Trump consideró fueron la exministra de Finanzas de Nigeria Ngozi Okonjo-Iweala, que ya fue postulada por países africanos contra Kim en 2012, y la indio-estadounidense ex CEO de Pepsico, Indra Nooyi.

No hay comentarios :

Publicar un comentario