(Sin fines de lucro)

martes, 26 de marzo de 2019

Organismos internacionales confirman desaceleración de la economía global

Desde hace ya algunos meses, diversos organismos, como la OCDE, FMI, Banco Mundial y varias calificadoras de valores, han venido revisando a la baja las perspectivas de crecimiento de la economía a nivel global para este 2019; sin embargo, la reunión de política monetaria celebrada por la Fed la semana pasada vino a confirmar estas expectativas.

Y es que el miércoles de la semana pasada, Jerome Powell, presidente de la Reserva Federal de Estados Unidos, informó en rueda de prensa tras la reunión del Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC, por su sigla en inglés) que la Fed había decidido no subir su tasa de referencia en esta ocasión, situación que ya había sido descontada por los mercados; sin embargo, dejo la puerta abierta a que se pudiera hacer un incremento adicional versus los tres que había previsto el mercado originalmente.

Adicionalmente, lo que en realidad impacto en el ánimo de inversionistas fueron las previsiones que hicieron los miembros de la Fed para el crecimiento de la economía más grande del mundo en este 2019, ya que originalmente en diciembre de 2018 se habían planteado en un rango de entre 2,3 y 2,5%, pero fueron recortadas a niveles de entre 1,9 y 2,2 por ciento.

Por su parte, estiman que la inflación subyacente, la cual excluye el precio de alimentos y energéticos, oscile en un rango acotado de entre 1,9 y 0% desde uno de 2 a 2,1% que habían estimado en diciembre pasado.

Sin duda, lo anterior no es buena noticia para la economía global, los mercados financieros y mucho menos para México.

De hecho, los principales índices bursátiles norteamericanos cerraron en terreno negativo al perder el Dow Jones 1,33%, el S&P 500 0,75% y el NASDAQ 0,56 por ciento.

Es más, ante las preocupaciones generadas por la posible desaceleración económica, las bolsas neoyorquinas cayeron estrepitosamente el viernes alcanzando su segundo peor cierre en lo que va del año.

En México el IPC logró acumular dos semanas consecutivas al alza y en los últimos cinco días acumuló una magra ganancia de 0,23%, pero es justo decir que el viernes se desplomó 2,22% de la mano de sus pares norteamericanos.

En el caso del peso, la semana corta fue de gran volatilidad, ya que nuestra moneda alcanzó niveles no vistos desde hace ya algún tiempo al apreciarse a niveles de 18,82 pesos/dólar, para el viernes cerrar con una pérdida de 1,1% y ubicarse en niveles de 19,10 pesos/dólar.

Por lo pronto, los mercados estarán muy atentos a la negociación comercial que se está llevando a cabo entre Estados Unidos y China a fin de lograr evitar una escalada de la guerra comercial, que podría convertirse en global, y pesar aún más en las expectativas de crecimiento económico.

Sin duda las pláticas se han extendido, y mientras más tiempo tomen, la volatilidad en los mercados incrementaría.

A lo anterior habría que sumar la complicada situación que está viviendo Reino Unido con el tema del Brexit, y si bien Theresa May logró ampliar el plazo para una decisión final hasta el 12 de abril, se ve difícil que pueda haber una salida tersa de la Unión Europea. El Brexit impactará negativamente, sin duda, en el comercio y el crecimiento económico de la Unión Europea.

Para aderezar el tema, los datos emitidos la semana pasada sobre el sector manufacturero alemán apuntaron a una contracción al caer de 47,6 a 44,7, generando mayor nerviosismo entre los participantes de los mercados y preocupaciones adicionales sobre el impacto que la guerra comercial entre China y Estados Unidos puede traer a la región.

Con todo esto, la duda en los mercados ya no es si habrá o no un menor crecimiento este año, sino qué tan fuerte o suave puede ser.

De lo que no les debe quedar duda, es que la volatilidad seguirá siendo fuerte y los mercados de divisas, deuda, accionarios y de commodities se moverán fuerte, por eso no deben dejar de tomar coberturas.

economiavirtual.com.py

No hay comentarios :

Publicar un comentario