(Sin fines de lucro)

miércoles, 22 de mayo de 2019

Proyección de crecimiento económico de Brasil se redujo a 1% para el 2019

Los indicadores de actividad económica en Brasil para marzo llevaron a una reducción de la proyección para el PIB del primer trimestre, a -0,2% intertrimestral (desde -0,1%). La razón principal de la revisión a la baja fue la contracción de 1,3% en la producción industrial, se acuerdo al Informe Mensual Macro Latam de Itaú.

De igual manera, disminuyeron las proyecciones de crecimiento para 2019 (a 1,0%, desde 1,3%) y 2020 (a 2,0%, desde 2,5%). Los acontecimientos recientes refuerzan nuestra opinión de que el ajuste fiscal y los recortes en los subsidios al crédito contribuyeron a una disminución de la tasa de interés neutral.

Además, la confianza empresarial no se recuperó en abril, después de desplomarse en marzo, mientras que la creación de empleo (según el registro CAGED del Ministerio de Trabajo) se está desacelerando, factores que nos llevan a creer, en línea con las impresiones tomadas del sector real, que la incertidumbre asociada con la implementación de las reformas pesó, en cierta medida, sobre la actividad económica.

Para concluir, el índice de difusión de actividad retrocedió significativamente en el primer trimestre. El escenario de expansión del gasto del consumidor y la inversión estancada parece haber continuado en el primer trimestre, por lo que se espera un aumento de 0,3% en el consumo y una contracción de 0,9% en la formación bruta de capital fijo comparado al cuarto trimestre del 2018, luego del ajuste estacional.

Del lado de la oferta, la industria de la construcción (que representa el 4% del PIB) destaca al registrar un nivel de actividad todavía 30% inferior al máximo alcanzado antes de la recesión y sin recuperación en el margen, cuando consideramos el sector en su conjunto.

Una razón clave para la débil actividad económica,  es que la tasa de interés neutral se redujo como resultado del ajuste fiscal y los recortes en los subsidios al crédito. Un análisis simplificado de la relación entre el crecimiento del PIB y las tasas de interés sugiere que la tasa de interés real actual (alrededor de 2,8%) por sí sola no es suficiente para impulsar el crecimiento económico significativamente por encima de 1%.

La expansión del PIB podría aumentar hasta 2,0% el próximo año, una vez que la tasa de referencia Selic caiga a 5,5%, lo que llevaría la tasa de interés real ex ante a 1,8% a principios de 2020. Esta perspectiva se basa en modelos que utilizan datos a partir de 2015 para captar el periodo de ajuste fiscal.

No hay comentarios :

Publicar un comentario