(Sin fines de lucro)

miércoles, 19 de junio de 2019

El Banco Central Europeo no subirá tasa de interés

El Banco Central Europeo (BCE) aplazó el momento para realizar su primera alza de tasas de interés después de la crisis e indicó que continuaría pagándole a los bancos para que concedan créditos a hogares y empresas, en un nuevo intento para reactivar la rezagada actividad económica de la zona euro.

El presidente del BCE, Mario Draghi, dijo que el consejo de gobierno habló de disposición para tomar medidas en caso de una “contingencia adversa”, además, varios gobernadores habían elevado la posibilidad de recortes de tasas de interés o la reanudación del programa de compras de activos.

Los anuncios, más audaces de lo que esperaban analistas hasta hace apenas unas semanas, se hicieron en una coyuntura en que la disputa comercial entre Estados Unidos y China que ha opacado el panorama para la economía mundial y los países orientados a las exportaciones, como Alemania.

Draghi manifestó en rueda de prensa después del anuncio de política monetaria que la decisiones tomadas por la junta de gobierno fueron unánimes.

En respuesta al veloz deterioro de las expectativa de inflación, el BCE se comprometió a mantener sus tasas de interés en sus actuales niveles ultra bajos, al menos hasta fines del primer semestre del 2020, en lugar de hasta fines de este año, como había estimado en marzo.

Al explicar la decisión, Draghi expresó que los riesgos para la economía eran bajistas.

“La incertidumbre por las negociaciones del Brexit y las vulnerabilidades de ciertos mercados emergentes importantes, y a nivel general, la incertidumbre sobre el comercio mundial, se han extendido más allá de lo que creíamos en marzo, por esa razón aplazamos nuestra orientación”, dijo Draghi.

Cambio en proyecciones, incentivos a bancos
El equipo técnico del banco central revisó sus proyecciones de crecimiento para la zona euro a 1,2% para este año, desde 1% anterior, pero la bajó a 1,4% para el 2020 y el 2021.

En cuanto a la inflación, las previsiones señalan a 1,3% para este año, 1,4% en el 2020 y 1,6% en el 2021, aun a cierta distancia del objetivo a largo plazo del banco central de poco menos de 2%, que no se ha podido cumplir desde el 2013.

La entidad monetaria también indicó que dejaría que los bancos tomen préstamos a tasas de apenas 10 puntos base por encima de la tasa referencial de depósitos de prestamistas de -0,40%, siempre que se cumplan los requisitos del programa de refinanciamiento de largo plazo, denominado TLTRO III.

“Para los bancos cuya red elegible de financiamiento excede el referencial, la tasa aplicada en TLTRO III será menor y puede ser tan baja como la tasa de depósitos bancarios promedio, prevaleciendo durante la operación, más 10 puntos base”, indicó el BCE.

Puesto que la incertidumbre ya está afectando al comercio, grandes bancos centrales del mundo como el BCE y la Reserva Federal estadounidense dejaron de lado sus planes de elevar los costos del endeudamiento y ahora los mercados están posicionados a la espera de políticas más relajadas.

Pero Draghi, cuyo mandato finaliza el 31 de octubre, es consciente de que el arsenal de instrumentos del BCE está mermado luego de haber aplicado estímulos por años.

“Con las tasas en 0% y sin impulsos fiscales para lanzar, las opciones de cierta manera son limitadas. El escenario de reactivación del programa de estímulos monetarios (QE) a fines de este año es cada vez más probable”, comentó Nancy Curtin, jefa financiera de Close Brothers Asset Management.

Tras la reunión del jueves, la tasa de depósitos bancarios —la medición clave sobre los costos de crédito para la zona euro—, permaneció en -0,40%, mientras que la tasa de interés de referencia se mantuvo sin cambios, en 0,00 por ciento.

No hay comentarios :

Publicar un comentario