Ventas en el Este no mejoran por la incertidumbre que vive Brasil

La situación económica de Brasil, que parecía mejorar, en un prin­cipio no despega del todo y muestra señales negativas, lo que empeora aún más a la economía Sudamérica, de Paraguay y más aún en las zonas fronterizas como Ciu­dad del Este, donde dependen de hasta un 95% de los com­pradores brasileños.

“Tony” Santamaría, presi­dente de la Federación de Cámaras de Comercio (Fede­cámaras), indicó que al cie­rre del octavo mes del año las ventas no mejoraron y habla de una reducción por encima del 60%, comparado con el año pasado. “Noso­tros seguimos teniendo una reducción considerable en el volumen de venta al turista, porque a pesar que el pre­cio del dólar bajó, la econo­mía brasileña sigue con signo de interrogación y la cotiza­ción del real no permite que los brasileños vengan a com­prar, como venían hace 6 o 8 meses. El nivel de comercio sigue siendo muy bajo en la frontera”, sostuvo el presi­dente de Fedecámaras.

“Tony” Santamaría.


Agregó que aguardan que con las fiestas de fin de año la situación comercial mejore y no se tenga que tocar los puestos de trabajo de las per­sonas. Aseveró que la aduana brasileña intensificó tam­bién los controles. “Nosotros tenemos la esperanza que para estas fiestas los com­pradores brasileños vengan a comprar, aun teniendo la valuación del real en su con­tra. El pronóstico de la eco­nomía brasileña es negativa, más allá que a nivel interno algunos manifiestan que la economía del vecino país cre­cerá a más del 1,5%. Los infor­mes internacionales no dicen eso, afirman que la economía brasileña no crecerá ni el 1%”, resaltó Santamaría.


Agregó además que hay una contracción en el desarro­llo de la economía mundial, de forma a que no se puede identificar a un único res­ponsable. Dijo también que están abiertos a dialogar con la administración de Mario Abdo Benítez, de tal forma a que el comercio fronterizo con el Brasil siga siendo com­petitivo.


Informes internacionales indican por su parte que el resultado de las sorpre­sas negativas en el primer semestre del 2019 se da a raíz de la fuerte incertidumbre en torno a las políticas eco­nómicas en algunas econo­mías importantes, como por ejemplo las tensiones comer­ciales agudas entre Estados Unidos y China.

ARGENTINA TAMBIÉN AGUARDA POR BRASIL


En Argentina se estimaba que la recuperación de Brasil ayudaría al crecimiento de la economía pero, dados estos pronósticos, lo hará en una magnitud menor a la esperada.

Por su parte, el Banco Central del Paraguay menciona que en la región, Brasil ajustó a la baja sus proyecciones de crecimiento debido a inestabilidades internas y al complicado escenario eco­nómico mundial. En Argentina, la actividad manufacturera conti­núa mostrando señales de debilidad, al tiempo que la confianza de los consumidores se deterioró. Con esto, BCP seguirá moni­toreando el escenario externo a fin de anticipar oportunamente los riesgos y tomar las medidas.

Comentarios