(Sin fines de lucro)

viernes, 11 de octubre de 2019

Las reservas del Banco Central retrocedieron casi USD 30.000 millones en seis meses

El BCRA sacrifica reservas para evitar una nueva corrida cambiaria. (AFP)El pago de la deuda, al que se sumará en las próximas ruedas también el de las Letras del Tesoro que no están “reperfiladas”, obliga a seguir la cuenta diaria de reservas internacionales en las arcas del Banco Central.

Éstas cayeron el martes debajo de los 48.000 millones de dólares. En seis meses, desde el récord de USD 77.481 millones del pasado 9 de abril, los activos internacionales cedieron en USD 29.568 millones o un 38,2%, una pérdida sin precedentes desde 2001.

“Recordemos que estas básicamente explican su goteo diario por algunas de estas razones: pago de deuda, intervenciones en el mercado de cambio -que se mantienen aún tras el ‘cepo’-, y salida de depósitos en esta moneda del sistema”, resumieron desde Portfolio Personal Inversiones.

Las reservas internacionales restaron el miércoles USD 73 millones y alcanzaron los USD 47.913 millones, según datos sujetos a ajuste. Estos activos cedieron unos USD 18.396 millones desde el 12 de agosto pasado, un 27,7%, para quedar en mínimos desde el 29 de octubre pasado.

En seis meses las reservas cedieron USD 29.568 millones, pero la mayor parte de la caída se registró después de las PASO

El principal fundamento de la baja de reservas es el pago de deuda. El virtual default selectivo por el “reperfilamiento” cerró cualquier la alternativa de renovar vencimientos de corto y largo plazo en el mercado de capitales.

Por otra parte, la postergación de un desembolso de USD 5.400 millones del Fondo Monetario Internacional (FMI), previsto para septiembre, redujo la disponibilidad de divisas del Gobierno. De todos modos, este mes el organismo multilateral autorizó para la cancelación de vencimientos la utilización de unos USD 7.200 millones, que habían ingresado en 2018 para fortalecer la reservas del BCRA, vapuleadas entonces por el colapso de las Lebac.

El uso de estos fondos, sin un ingreso de nuevos dólares del acuerdo stand by, impacta directamente en el nivel de activos del Central.

Además, a partir de la dura derrota del oficialismo en las PASO se acentuó el retiro de dólares de cuentas bancarias, aunque en las últimas ruedas se observó una desaceleración en el ritmo de la “fuga”.

La salida de depósitos en dólares de cuentas a la vista del sector privado superó los USD 11.300 millones en los dos meses transcurridos desde el triunfo de Alberto Fernández en las elecciones primarias.

La diferencia entre depósitos en dólares en los bancos locales (USD 21.112 millones el 7 de octubre pasado) y los préstamos en dólares otorgados por las entidades se cuenta como reservas.

Los préstamos en dólares cedieron a la par que los depósitos, pero en menor proporción, unos USD 3.000 millones, desde los USD 16.247 millones del 9 de agosto a los USD 13.198 millones del 4 de octubre.

Por lo tanto, la caída de reservas en concepto de encajes fue de unos USD 8.300 millones en los dos meses post-PASO. Estos encajes, es decir depósitos en dólares que se cuentan como reservas, hoy suman unos USD 7.914 millones, menos de la mitad de los USD 16.252 millones del 9 de agosto.

Por otro lado, el Banco Central continúa vendiendo dólares en la plaza cambiaria. Como complemento del “cepo”, que moderó la demanda, inyecta divisas para sostener la oferta y mantener “congelado” el tipo de cambio por debajo de los 60 pesos por dólar en la plaza mayorista.

Entre el 12 y el 14 de agosto el mercado cambiario asimiló el resultado electoral con un salto de 33,5% para el precio del dólar mayorista, de 45,25 a 60,40 pesos. Pero desde entonces la divisa “lateralizó” para operarse este miércoles a $57,97, con una baja moderada de 4% en poco menos de dos meses, en los que la inflación avanzó cerca de 10 por ciento.

“Dicha estabilidad viene en parte como consecuencia de la intervención del BCRA, para responder a la demanda de la divisa y moderar la tendencia alcista”, afirmaron los analistas de Puente.

La entidad que preside Guido Sandleris acumuló entre el 12 de agosto y el 4 de octubre un saldo neto negativo de USD 3.589 millones por sus intervenciones en el segmento de contado.

No hay comentarios :

Publicar un comentario