(Sin fines de lucro)

jueves, 7 de noviembre de 2019

Gráfico del Día: Navegando por los conflictivos motores del dólar

El billete verde está atrapado entre la política monetaria y la geopolítica, lo que dificulta averiguar la mejor manera de navegar por el pantano de los conflictivos motores. El examen de las principales cuestiones, así como los "puntos de presión" de la oferta y la demanda, junto con las señales que se observan en los gráficos, puede contribuir a proporcionar algún indicio de lo que está por venir.

El dólar mantuvo su fortaleza incluso después de que la Reserva Federal diera un giro de 180 grados a la política, recortando sus tipos de interés de referencia clave en un cuarto de punto porcentual tres veces desde el 31 de julio, por primera vez desde inmediatamente después de la crisis financiera hace una década. El precio a las 20:00 horas (CET) del 31 de julio era de 98,06. Ahora está sólo un 0,15% por debajo.

¿Por qué, entonces, el dólar no se ha debilitado junto con su rendimiento disminuido? Porque los inversores siguen poniendo dinero en Estados Unidos, gracias a las tensiones geopolíticas como el Brexit y las disputas comerciales entre Estados Unidos y China. Si bien esta última podría calmarse con la firma de la Fase 1 de un acuerdo, todavía quedan cuestiones más espinosas para las fases posteriores. En consecuencia, es probable que Estados Unidos y China sigan en desacuerdo eternamente, lo que podría mantener respaldado el dólar. El Brexit también sigue siendo una gran incertidumbre.

Otro conflicto que los inversores deben gestionar es si alentar o no una economía más fuerte. El informe del PMI no manufacturero del Instituto de Gestión de Suministros de Estados Unidos indicó un aumento hasta 54,7 puntos frente a los 52,6 de septiembre, superando las expectativas del mercado. El viernes, el Gobierno de Estados Unidos publicó un informe de empleo mejor de lo previsto. Ambos informes indicaron un fortalecimiento de la economía estadounidense, lo que convierte al dólar en un activo más atractivo. Por otro lado, eso disminuye la presión sobre la Fed para que continúe relajando su política monetaria. ¿Cuál tendrá un mayor impacto en el dólar?

Este dilema se refleja en este gráfico. Esto es lo que debe buscar en términos de indicios para la resolución del equilibrio entre la oferta y la demanda.
dolar

El 18 de octubre el índice del dólar cayó por debajo de su línea de tendencia alcista a largo plazo desde febrero de 2018 y ahora está poniendo a prueba su nivel de resistencia por segunda vez. Reflejando la simetría en el equilibrio de la oferta y la demanda, resultó estar al mismo nivel que el precio cuando se llevó a cabo el primer recorte de los tipos en una década.

Las presiones opuestas sobre los motores del dólar son comprensibles si tenemos en cuenta que el precio está luchando en la línea de tendencia alcista a muy largo plazo en exactamente el mismo nivel de precio desde que comenzaron a bajar los tipos, por encima de la MMD 200. El conflicto entre el indicador general de precios de la MMCD también es evidente, lo que sugiere que el dólar está tocando fondo, al igual que el RSI, que dibuja una imagen de impulso ralentizado contra el nivel de resistencia de su punto de ruptura de la línea de tendencia alcista.

Esta triple resistencia —la línea de tendencia alcista, los máximos del 30 de octubre y el nivel de precios cuando la Fed recortó por primera vez los tipos— prepara el terreno para una repetición de la caída del 2,5% entre el pico del 1 de octubre y el mínimo del 18 de octubre, más probable que una continuación del avance.

Desde un punto de vista técnico, los dos recientes propiciaron una sacudida del mercado ante el intercambio después de que el índice no pudiera mantener la línea de tendencia alcista.

Estrategias de trading

Los traders conservadores deberían esperar una resolución de tendencia, ya sea con un nuevo máximo por encima del pico del 1 de octubre o un nuevo mínimo, por debajo del mínimo del 1 de noviembre. Después, esperarían hasta un movimiento de retorno para determinar la integridad de la oferta o la demanda.

Los traders moderados podrían posicionarse en largo si el precio se consolida por encima de 98,00 o por debajo de 97,00.

Los traders agresivos podrían posicionarse en corto tan pronto como tracen un plan de trading que se adapte a su cuenta y a su aversión al riesgo.
Ejemplo de operación – Configuración de posición corta

Entrada: 98,00

Orden de minimización de pérdidas: 98,25

Riesgo: 25 pips

Objetivo: 97,25, por encima de los mínimos de octubre, nivel de soporte

Recompensa: 75 pips

Relación riesgo-recompensa: 1:3

No hay comentarios :

Publicar un comentario