(Sin fines de lucro)

sábado, 16 de noviembre de 2019

No persigamos la satisfacción inmediata

La búsqueda de la satisfacción inmediata es algo que lo llevamos muy adentro. Preferimos aquello que podemos conseguir de forma rápida versus aquello que requiere tiempo y también esfuerzo. En el trading, lo podemos vivir en cada sesión operativa.

Nos sentimos atraídos por entrar a mercado, queremos sentir esa alegría de ganar dinero cada día, nos cuesta frenarnos cuando el mercado no está para operar, cuando no se dan las condiciones de nuestro sistema.

Nuestra mente es capaz de darnos la excusa más inverosímil para "darnos permiso" para participar, aunque no se hayan dado las condiciones para ello. Nos engañamos a nosotros mismos, somos hasta capaces de mirar otros mercados (algo que no está para nada en nuestro Trading Plan) para entrar en acción.

A nuestra mente, no le gusta sufrir y adora la obtención del placer inmediato, y con el menor esfuerzo posible.

¿Acaso nos gusta y nos es fácil hacer régimen o hacer deporte?

Hacer trading de forma responsable, entrando a mercado si y solo si, se dan las condiciones exactas de nuestro sistema, aún cuando el mercado lleva días que no nos permite entrar, cuesta.

El mundo actual, nos ha llevado a quererlo todo para hoy, nos ha vuelto impacientes.

Y hemos de ser conscientes de que los grandes retos, aquellos que nos van a proporcionar grandes placeres en el futuro, requieren hoy de enormes dosis de paciencia, constancia y resistencia.

El sacrificio de hoy será el éxito de mañana.

Concretando en el tema que nos ocupa.

¿Qué podemos hacer si estamos metidos en ese agujero que nos hace entrar a mercado, día tras día, cuando "no nos toca" entrar, cuando nuestro sistema no lo permite? ¿Cómo salimos de ahí?

Bien, en un primer momento, debemos parar. Hemos de reflexionar y volver a encontrar el sentido del por qué estamos haciendo esto, cuál es nuestra meta en un futuro, qué queremos conseguir con el trading. ¿Ganar hoy o ganar dinero de forma regular?

Pongámonos obstáculos. Si nos cuesta contenernos cuando el precio está metido en un lateral que nos debería impedir entrar, establezcamos una regla en nuestro sistema que nos frene, ¿qué tal poner como condición que solo entraremos a mercado si tenemos a favor X media móvil, para entrar en tendencia, en operaciones de continuación? A veces, fijar algo muy objetivo, nos puede ayudar a frenar esas ganas de sobreoperar. Repasemos nuestro sistema de trading, a lo mejor le falta puntualizar algún aspecto.

Trabajemos en bloques de operaciones. El pensar que no importa el resultado de hoy, sino el de un bloque de, por ejemplo, 20 operaciones, nos puede ayudar a no ir persiguiendo el beneficio de ese día y también, a entender que esto del trading va de probabilidades, algo que todos sabemos pero que pocos, comprendemos.

Recordemos lo mal que nos sentimos, la frustración que nos comporta el operar sin hacer caso de nuestras reglas. Todos tenemos en nuestra mente algún día que nos ha dolido lo que hemos hecho y sus consecuencias.

¿Por qué no escribimos lo que ocurrió ese día, cómo nos sentimos, lo dolidos que nos quedamos y nos ponemos como rutina leerlo cada día antes de operar?

También, recordemos lo contrario, aquella sensación de satisfacción cuando hacemos un buen trading. ¿Cómo estábamos después de una sesión de operativa de este tipo?

Deja de hacerte daño a ti mismo.

Y por encima de todo, hemos de recordar que ese "sacrificio" de no entrar a mercado, cuando así nos lo indique nuestro sistema, es el único camino a conseguir nuestra meta.

Tú has elegido empezar este camino pero, ¿cuál es tu objetivo? ¿Sentir que cada día es un fracaso más, sentir que no eres capaz de algo tan sencillo (aparentemente) como cumplir unas reglas que tú has creado, o acercarte cada día, haciendo un buen trading, a la vida que quieres?

No hay comentarios :

Publicar un comentario