(Sin fines de lucro)

jueves, 7 de noviembre de 2019

Si el acuerdo comercial es inminente, más le vale al petróleo que sea rápido

Por tercera jornada consecutiva, los precios del petróleo subieron el martes. Y por tercera jornada consecutiva, algunos inversores y traders se han quedado preguntándose qué es lo que ha cambiado tan drásticamente en la oferta-demanda de petróleo y productos relacionados como para justificar una subida de casi el 6% desde el cierre del jueves.

Por supuesto, todos los participantes en el mercado conocían el motor clave tras este movimiento del precio, pero la pregunta que molesta a los detractores del repunte es: ¿cuánto tiempo puede seguir impulsado el mercado por una promesa utópica?

Esa promesa es la llamada fase uno del acuerdo comercial entre Estados Unidos y China que ha acaparado casi todos los titulares del mercado desde el viernes, lo que no sólo ha conducido a los índices S&P 500 y NASDAQ hacia sus máximos históricos habituales, sino que también ha empujado al Dow a registrar su cota más alta nunca registrada —algo que ocurrió por última vez en julio.
Petróleo

Esfuerzo conjunto para impulsar el mercado
En los últimos días no ha faltado esfuerzo por parte de los funcionarios de ambos países para impulsar la especulación mediática en torno al acuerdo.Desde que comenzó esta semana, negociadores no identificados de ambas partes han filtrado a la prensa los planes de revertir más aranceles de los que los traders esperaban inicialmente. Una vez anunciado esto, se tradujo automáticamente en máximos históricos en el mercado de valores, impulsando también los precios del petróleo.Incluso el oro, cobertura para las acciones, había repuntado estos últimos días, atrapado en la corriente cruzada del mercado en general.La forma de comportarse del petróleo del West Texas Intermediate de Estados Unidos y el Brent del Reino Unido, particularmente, hacía pensar que la fase uno del acuerdo estaba prácticamente firmada, y a punto de cubrir la demanda del mercado de millones de barriles de petróleo nuevo y nuevos productos.Sólo que no lo estaba, ni se había alcanzado el acuerdo comercial, ni la demanda implícita había llegado todavía. Pero era fácil ver por qué a los alcistas del petróleo les había emocionado tanto esto.

El comienzo prometedor de 2019 se ha ido deshinchando
Tras un prometedor comienzo de año, cuando los precios del crudo llegaron a subir casi un 50%, el petróleo ha languidecido confinado en un rango limitado.

Incluso el bombo de la crisis de los ataques petroleros saudís de septiembre se desvaneció en cuestión de días.

Este acuerdo comercial podría ser un importantísimo avance para los que se posicionaron en largo en el mercado. Al menos, podría ayudar al WTI a cerrar el año en su actual prima del 25% con respecto a 2018.

Podría haber un aumento real de la demanda para un mercado petrolero que no consigue romper las cadenas de la guerra comercial.

Rystad Energy dijo que el mero impacto de la guerra comercial fue lo que le obligó a rebajar sus previsiones de crecimiento de la demanda de petróleo de 2019 hasta 1,2 millones de barriles al día frente a su pronóstico anterior de 1,4 millones de barriles al día.

La Agencia Internacional de la Energía, que actúa como guardián de los consumidores occidentales de energía, rebajó sus previsiones de crecimiento de la demanda de petróleo en 100.000 barriles al día para 2019 y 2020, citando preocupaciones macroeconómicas globales que incluían la disputa comercial entre Estados Unidos y China.

El grupo de productores OPEP, por su parte, dijo que espera que su producción de petróleo y otros líquidos energéticos descienda hasta 32,8 millones de barriles al día para 2024 frente a los 35 millones de barriles al día de 2019. Si bien el anuncio de la OPEP parecía más una estrategia para cubrir las reducciones de la producción que respaldan los precios, el cártel también podría aumentar la producción si las condiciones del mercado lo justifican.

Un acuerdo comercial podría “sacudir” los precios del petróleo
El analista sénior de Rystad, Artyom Tchen, dijo en agosto:"Vale la pena considerar en este punto lo que podría suceder con el precio del petróleo si las dos mayores economías del mundo llegan a un acuerdo a largo plazo. En el último año, los precios del petróleo han descendido debido a los temores sobre la disputa comercial, una ralentización económica mundial y una disminución del crecimiento de la demanda"."Si esos temores resultan ser infundados, podría sacudir el mercado".Una subida del 6% en tres días supone de hecho una sacudida, aunque el mercado abrió la jornada de negociación del miércoles en Asia a la baja después de que los datos preliminares sobre las reservas de crudo de Estados Unidos de la semana pasada mostraran otro repunte.

En resumen: La “Fase Uno” tiene que pasar del dicho al hecho

Lo que tenemos que tener claro es que lo que el petróleo puede ganar con la noción de la proximidad de un acuerdo comercial es limitado.

A diferencia del mercado de valores, donde la combinación de unos pocos indicadores disparándose puede provocar y a veces mantener un repunte tras otro hasta máximos históricos, el crudo es una materia prima física con una oferta y demanda específicas.

Sin ningún acontecimiento real del mercado que lastre las reservas o lleve a una crisis de suministro que cambie la dinámica, en lo que al petróleo se refiere, es hablar por hablar. Y esa charla vacía en última instancia lastrará el mercado.

Así que, si la fase uno va a llegar, más les vale a los alcistas que llegue rápido.

Si la "fase uno" de las conversaciones comerciales es inminente, más le vale al petróleo que sea rápido

No hay comentarios :

Publicar un comentario