(Sin fines de lucro)

martes, 3 de diciembre de 2019

3 acciones en pleno cambio que podrían dar sus frutos en 2020

Invertir en acciones en pleno cambio es una estrategia de alto riesgo pero potencialmente muy gratificante. Si hacemos bien los deberes, podríamos acabar obteniendo beneficios de tres cifras.

Los cambios se pueden describir como la última jugada a contracorriente, ya que se está apostando por una empresa en la que otros inversores no creen. En la mayoría de los casos, estas situaciones involucran a empresas en bancarrota que necesitan vender sus divisiones rentables, o empresas que necesitan apartar divisiones no rentables, o empresas envejecidas a las que se les hace cuesta arriba competir con nuevos participantes y mantener su posición dominante.

A continuación, una preselección de tres conglomerados problemáticos que luchan por reestructurar sus negocios. Si tienen éxito, los inversores que apuestan por ellos podrían ver buenos rendimientos en 2020.
1. General Electric

El gigante industrial General Electric Company (NYSE:GE), que atraviesa un gran bache, tienen divididos a los analistas que estudian el éxito o no del cambio de la compañía tras desplomarse la demanda de sus productos y dispararse su nivel de deuda.

Tras caer más de un 60% hasta finales del año pasado, las acciones de GE se encuentran ahora en un proceso lento y gradual de recuperación. En 11,27 dólares al cierre del viernes, han subido en torno a un 55% en 2019, lo que indica que el plan de reestructuración de la nueva administración está funcionando.


General Electric
El mayor impulso para la subida de sus acciones de este años se produjo cuando GE publicó sus resultados del tercer trimestre el mes pasado, indicando que su situación de flujo de caja está mejorando y algunas de sus unidades industriales han comenzado a mostrar signos de vida.

Esa actuación es algo que el nuevo director ejecutivo de la empresa, Larry Culp, lleva prometiendo desde que asumió el control hace más de un año. Lo que hizo que los inversores se entusiasmaran esta vez es la mejora de las previsiones de la empresa en cuanto a su flujo de caja de 2019 —el segundo trimestre consecutivo que GE pudo hacerlo, ayudado por ciertos indicios de reactivación en sus negocios industriales, que generarán hasta 2.000 millones de dólares en flujo libre de caja, este año. Esa cantidad es el doble de los proyectado anteriormente, no más de 1.000 millones de dólares.

A pesar de estos positivos indicios, los analistas siguen divididos sobre GE y su futuro sigue pareciendo incierto. J.P. Morgan, el mayor bajista de GE que predijo con precisión su colapso bursátil hace tres años, actualmente ha fijado su objetivo de precio en 5 dólares. Sus analistas han dicho en una nota reciente que no creen que la "gestión de GE haya establecido un fondo" para el desempeño de sus negocios, y añaden que "GE no ha cumplido las expectativas de EBIT del negocio principal establecidas en marzo".
2. IBM

El centenario gigante tecnológico International Business Machines (NYSE:IBM) lleva en una encrucijada muchos años. El Gigante Azul, como a veces se le conoce coloquialmente, está luchando mientras la tecnología y las preferencias de los consumidores evolucionan rápidamente, privando a esta empresa tecnológica de gran legado de sus principales fuentes de ingresos.

Sus ventas tocaron techo en 2011 y los flujos de caja libre lo hicieron un año después. Las estrategias del director ejecutivo, Ginni Rometty, para reorientar el negocio de IBM hacia las últimas tecnologías, como la nube y la inteligencia artificial, ayudaron a lograr una transformación significativa de la empresa. De hecho, durante este período, IBM salió de algunos mercados, invirtió en centros de datos en la nube y compró una serie de empresas para impulsar las ventas, reforzar las ofertas de tecnología y añadir valiosos datos para ayudar a entrenar algoritmos de inteligencia artificial (IA).

Aunque IBM ha sido bastante lento hasta ahora en cuanto a capturar cuota de mercado líder en nuevas áreas de la economía digital, como la computación en la nube, la reciente compra de Red Hat (NYSE:RHT) por parte de la compañía de 34.000 millones de dólares podría ser un punto de inflexión. Esta adquisición ha añadido un negocio de software de margen relativamente alto a la colección de IBM, especialmente con la oferta de servicios de nube híbrida de la compañía a clientes corporativos.


IBM

Las acciones han ido respondiendo lentamente a estos esfuerzos, subiendo un 18% este año hasta 134,45 dólares al cierre del viernes. A pesar de la reciente subida, las acciones de IBM siguen estando en torno a un 38% por debajo de sus máximos históricos registrados en 2013, poniendo a prueba la paciencia de los inversores de compra y retención de la compañía. El objetivo de precio promedio de los analistas para estas acciones se sitúa en 148,3 dólares de cara a los próximos 12 meses, siendo el mínimo 120 dólares y el máximo 173 dólares.
3. Macy's

Macy’s (NYSE:M) es otra de las empresas en problemas que está en pleno proceso de cambio, ya que lucha por reorientar a sus clientes hacia sus tiendas físicas, ante el aumento de las ventas online.

El director ejecutivo de Macy’s, Jeffrey Gennette, está probando una serie de tácticas y nuevos formatos en sus tiendas minoristas que, hasta ahora, no han producido resultados. En su informe de resultados del tercer trimestre publicado el mes pasado, la cadena de grandes almacenes rebajó sus previsiones para el año,

La compañía ha gastado mucho para aumentar su presencia digital, añadiendo más mercancía local y nuevos accesorios en las tiendas. Esto ha ayudado a impulsar las ventas online, pero no ha bastado para poner al minorista rumbo a un crecimiento.

Junto con su impulso online, Macy's también está recortando gastos cerrando tiendas. Sin embargo, a largo plazo, el minorista debe demostrar que su reducción de costes, nuevos gastos y remodelación de tiendas están insuflando vida nueva en las ventas reales.

Macy’s

Los inversores, sin embargo, han demostrado algo de fe. A 15,32 dólares por acción el viernes, sus acciones han perdido la mitad de su valor este año, continuando con la drástica caída de los últimos cinco años tras haber alcanzado un pico de 73,61 dólares en 2015. El precio de las acciones se encuentra cerca del objetivo de precios a 12 meses de los analistas, y las estimaciones más bajas apuntan a un nuevo descenso de 12 dólares por acción, mientras que las más altas hablan de una subida de hasta 22 dólares por acción.
En conclusión

Estas tres compañías están haciendo continuos y activos esfuerzos por cambiar su suerte y recuperar su posición en los actuales mercados en constante cambio. El elemento clave para invertir en el cambio es reconocer el momento adecuado para entrar e involucrarse. GE, IBM y Macy's bien podrían llegar a esa coyuntura crucial pronto y los inversores interesados podrían descubrir que definitivamente vale la pena invertir su tiempo y no perderlas de vista.

No hay comentarios :

Publicar un comentario