(Sin fines de lucro)

miércoles, 4 de diciembre de 2019

Advierten que manejo presupuestario poco serio desanima a contribuyentes

El manejo poco serio y deficiente del Presupuesto General de la Nación 2020 denota una evasión de responsabilidad por parte de los congresistas, y eso preocupa en gran manera por los impactos que puede llegar a tener en la percepción de los contribuyentes, sostuvo ayer el exdiputado Sebastián Acha.

Según Acha, el manejo deficiente del presupuesto impactará en la percepción de los contribuyentes, que deben encarar una nueva reforma tributaria desde el 2020 sin la tan anunciada reforma del gasto público.

El tratamiento del presupuesto en Diputados, en su segunda vuelta, se desarrolló ayer en medio de una confusión de sus miembros, que al final optaron por aprobar de nuevo la versión de la Cámara Baja, que eleva el gasto rígido, poniendo en riesgo el funcionamiento de los entes y servicios a los contribuyentes.

“Lo que noto con esto es una evasión de responsabilidad, y es preocupante la falta de interés. A mí me llama la atención que son aparentemente cada vez menos los diputados que están velando por la eficiencia del gasto”, acotó Acha, actual director de la organización Pro Desarrollo Paraguay.

El ex diputado sostuvo que muchas veces se confunde la eficiencia con la cantidad de recursos que uno puede asignar a una institución y su ejecución. “Sin embargo, la cantidad no es sinónimo de la eficiencia, sino tiene que ver con la calidad”, reiteró.

Dijo además que esa eficiencia debe tener como prioridad la atención a las necesidades reales de los beneficiarios (los contribuyentes), en cambio aquí se privilegia a los operadores políticos. “Por lo que veo hace falta más que voluntad política para ver estos cambios, se requiere de una reacción ciudadana”, sostuvo Acha.

El frenar gastos no avanzó

Con reiteradas promesas de crear acciones para la contención del gasto se ha dado vía libre a reformas en el área tributaria que permitirán al fisco elevar su potencial recaudador. Parte de esos cambios, que requerirá mayor esfuerzo del contribuyente, se inicia en enero de 2020, y a la fecha no hay iniciativas concretas para un presupuesto más austero. Ante esta situación, Acha mencionó que no está muy optimista respecto a un avance en ese ámbito.

Los gastos rígidos absorben el 94% de los ingresos tributarios, y 69% es solo para salarios. Con la versión de Diputados, que se aprobó ayer, se da nuevamente vía libre a un montón de pedidos (mayormente salarios), con lo que se estima unos US$ 45 millones adicionales en gastos rígidos a lo previsto por el Ejecutivo para 2020. Según Acha, este tipo de acciones causa desaliento y pérdida de confianza a los contribuyentes, que tendrán que afrontar por un lado una mayor carga tributaria, pero por otro lado no tendrán los servicios deseados, con lo cual muchos prefieren manejarse en la informalidad.

Ley N° 6380 rige desde el 1 de enero

La Lic. Alba Talavera, del Colegio de Contadores del Paraguay (CCP), detalló que están avanzando en las mesas de trabajo para la reglamentación de varios aspectos de la actualización tributaria (Ley Nº 6380), que entrará en vigencia desde el 1 de enero de 2020. Los impuestos que se verán afectados por esta reforma son el Impuesto a la Renta Empresarial (IRE), que une tres impuestos: el Impuesto a la Renta Comercial, Industrial o de Servicios (IRACIS), Impuesto a la Renta del Pequeño Contribuyente (IRPC) y el Impuesto a la Renta de Actividades Agropecuarias (IRAGRO); además de que se creará el Impuesto a los Dividendos y Utilidades (IDU), que gravará el 8% de la distribución de utilidades.

No hay comentarios :

Publicar un comentario