Banco estima que el déficit fiscal será de 2,2% en el 2020

Las estimaciones económicas dadas a conocer ayer por el Banco Itaú, mediante su informe Escenario Macro-Paraguay, son menos auspiciosas a las proyecciones manejadas por el Ministerio de Hacienda y el Banco Central del Paraguay (BCP).

Para este año, el banco prevé que el cierre fiscal sea con un déficit (más gastos que ingresos) del 2,2% del producto interno bruto (PIB). En tanto para el año posterior, el 2021, estima que el resultado fiscal será de -1,7%.

Los datos presentados son más negativos a los manejados por el Ministerio de Hacienda, que afirma poder volver a la senda del 1,5% de déficit fiscal este año.

El Gobierno culminó el 2019 con un desequilibrio fiscal de G. 6,7 billones (USD 1.060 millones), equivalente a 2,8% del PIB, superior en 1,3% al límite de 1,5% establecido en la Ley de Responsabilidad Fiscal (LRF).

Para sostener su estimación sobre el déficit fiscal de los próximos dos años (2020-2021), Itaú destaca la recuperación de la actividad económica, que frenó la caída de los ingresos tributarios desde el cuarto trimestre del 2019. Sin embargo, resalta también el importante incremento del gasto primario en torno al 15% durante el último trimestre del año pasado.

CRECIMIENTO. Con relación al crecimiento económico, el informe habla de una expansión del 3,5% del PIB en el 2020 y del 4% en el 2021.

Esta estimación es menor a la manejada por el BCP para este año, que está en torno al 4,1%.

La recuperación de la economía local este año, según Itaú, será impulsada por la normalización de la cosecha de soja, un mayor crecimiento de Brasil y un arrastre estadístico más elevado.

Es importante recordar que la economía paraguaya atravesó una recesión (cayó) en el primer semestre del 2019, por efecto de una menor producción de la soja (-24%) en comparación al 2018; acompañado por una fuerte caída del consumo local y situaciones regionales e internacionales menos favorables. Sin embargo, los resultados fueron mejorando durante el segundo semestre gracias una fuerte inversión pública.

INFLACIÓN. El documento publicado ayer por el banco sostiene que la inflación (variación del precio de la canasta básica familiar) para el 2020 sería de 3,5%, menor a la meta y proyección inflacionaria del BCP (4%).

Asimismo, aguarda un superávit de cuenta corriente de 1% del PIB, gracias a la recuperación de la soja; una suba de la tasa de interés referencial a 4,25%, debido a una mayor demanda interna; y una deuda pública que ascendería a USD10.452 millones, representando cerca del 27% del PIB. (Ver infografía).

Comentarios