Fernández quiere resolver problemas

El presidente argentino, Alberto Fernández, dijo en una entrevista con los medios locales que su administración pretende “resolver” la cantidad de deuda externa que el país debe pagar antes del 31 de marzo. Fernández señaló que su nueva administración aún estaba en proceso de identificar todas las deudas que tiene.

“Creo que de acá al 31 de marzo vamos a tener bien claro cómo estamos, porque ahí también vamos a tener resuelto cómo queda la deuda externa”, dijo Fernández. “Nos hemos puesto esa fecha para saber exactamente dónde estamos parados”.

Portavoces de Fernández y el Ministerio de Economía no respondieron de inmediato a las solicitudes de comentarios.

Los legisladores argentinos dieron a Fernández, quien asumió el cargo el 10 de diciembre, amplios poderes para renegociar la deuda con acreedores privados y el Fondo Monetario Internacional. En 2018, el gobierno anterior de Argentina recibió una línea de crédito récord de US$56.000 millones del FMI, de los cuales el FMI desembolsó US$44.000 millones para el gobierno.

Fernández dijo que la opinión del FMI sobre sus medidas más recientes mostró cómo ha cambiado la entidad su enfoque hacia Argentina. También criticó al FMI por prestarle tanto dinero al gobierno anterior, y señaló que “financiaron una campaña política a costa de todos los argentinos”. “Las cosas un poco han cambiado en el Fondo”, dijo Fernández. “Tengo el íntimo deseo de que esta percepción mía sea correcta y que, finalmente, con la nueva conducción del Fondo, podamos llegar a un punto de acuerdo que nos dé tiempo para recuperar la economía y para empezar a pagar”, dijo.

Comentarios