Paraguay cae 12 lugares en el ránking del BM

Recientemente fue publicado el informe del Banco Mundial denominado Doing Business 2020, el cual mide la capacidad de 190 países para establecer de manera efectiva plataformas para llevar a cabo negocios.

Paraguay se ubica en el puesto 125 y cayó 12 puestos con respecto al mismo ránking del año pasado.

En particular, el país ocupa uno de los últimos lugares si se toman en cuenta solamente los países de Sudamérica, situándose en el puesto número 11 en América Latina. El primer lugar de la región lo ocupa Chile y es seguido por México.

Uno de los ítems que evalúa el ránking es la facilidad que hay en cada país para comenzar un nuevo negocio de manera legal. En este aspecto, Paraguay ocupa el lugar 160 en el mundo. El documento detalla que para abrir una empresa en Paraguay se necesitan unos 35 días y llevar adelante unos 7 procedimientos burocráticos.

La economista Patricia Goto dijo que este es un aspecto muy relevante en el análisis de las empresas para invertir en un país, y que son problemas relacionados a la falta de fuerza de las instituciones, que además llevan a otro tipo de prácticas como la corrupción.

“Una de las debilidades que presenta Paraguay es el indicador de apertura de negocios. Lo que vemos es que el problema principal es el tiempo en el cual se puede abrir una empresa y esto se relaciona a la burocracia estatal generando ineficiencia, además se presta a que se genere corrupción”, resaltó.

Además, señaló que la falta de institucionalidad, de normas claras y la excesiva burocracia son elementos que
hacen bastante complicado este punto y que es por eso que Paraguay se ubica en un puesto tan relegado del ránking que analiza 190 economías a nivel mundial.

ACCESO A LA ELECTRICIDAD
Otro ítem que mide este indicador es el del acceso a la electricidad, pilar en el que nuestro país se ubica en el puesto 109 del mundo. Goto subrayó este aspecto ya que comparativamente debería ser una ventaja por la energía producida en las hidroeléctricas.

Sin embargo, la transmisión sigue siendo un gran problema y la distribución es muy mala por la falta de infraestructura que carece de la capacidad para soportar factores climáticos adversos, lo cual es el desafío que tiene el país, según la economista.

Comentarios