Elecciones en la OEA: los rivales de Luis Almagro presentan sus propuestas

Washington.-Con críticas a la conducción de Luis Almagro, dos candidatos se postularon formalmente en Washington para desafiar la reelección del uruguayo al frente de la Organización de los Estados Americanos​ (OEA).
En una región que ha estado agitada por protestas, elecciones controvertidas y Venezuela como tema divisivo, tres postulantes, entre ellos el actual Secretario General, presentaron en la sede de la OEA sus proyectos para dirigir el organismo en la próxima etapa. 

Además del propio Almagro, el embajador del Perú en Estados Unidos, Hugo de Zela, y la ex canciller ecuatoriana María Fernanda Espinosa expusieron sus programas ante los representantes de los países miembros.

La designación del nuevo secretario general está prevista para el 20 de marzo en una Asamblea General, en la que participarán los 34 países miembros de la OEA. El ganador deberá contar con al menos 18 votos. Almagro cuenta con el apoyo de Estados Unidos, de gran peso en el organismo.

La Argentina, según supo Clarín, no avala la reelección del uruguayo, pero aún no tiene decidido si votar a De Zela o Espinosa. Seguramente esperará las alineaciones finales porque también es posible que alguno de los candidatos opositores se baje para facilitar el consenso. El embajador argentino designado ante el organismo, Carlos Raimundi, aún no ha asumido funciones y espera que se apruebe su pliego en el Senado la semana próxima.

La pelea por la silla tiene como trasfondo el rol de la OEA y la secretaría general en una región sacudida por la crisis en Venezuela, en la que Almagro ha tenido un rol duro contra el gobierno de Nicolás Maduro y que se ha sumado a los apoyos internacionales al opositor Juan Guaidó. También quedó envuelto en la controversia de las últimas elecciones en Bolivia donde en principio apoyó la reelección del expresidente Evo Morales, que luego tuvo que abandonar el poder después de que las Fuerzas Armadas lo forzaran a dejar el cargo tras irregularidades advertidas por la misión de la OEA.

Almagro llegó a la OEA en marzo de 2015 promovido por la izquierda del ex presidente José Mujica y con el casi unánime respaldo de 33 de los 34 países del organismo. En su momento muchos pensaban que sería favorable a los países del ALBA, pero meses después de asumir, su relación con Venezuela se tensó luego de que el presidente Nicolás Maduro rechazó la misión de la OEA para supervisar las elecciones legislativas de 2015, en las que ganó la oposición. Almagro siempre ha dicho que su compromiso personal es por defender los principios de la carta democrática, pero otros critican su gestión a la que califican de personalista y lejos del consenso. En su presentación, Almagro defendió su gestión “eficiente y austera” y dijo que en los últimos tiempos “la OEA se ha fortalecido” y que habían devuelto al organismo “a su lugar central como foro político de excelencia”.

Luego le llegó el turno al peruano De Zela, un veterano diplomático que ha sido vicecanciller en su país, y jefe de gabinete de la secretaría general de la OEA en dos ocasiones. Busca ser un “interlocutor creíble” en la región y considera que la única salida para la crisis en Venezuela es un “diálogo efectivo” entre los simpatizantes de Maduro y los de Guaidó.

“La OEA se creó para ser un espacio de encuentro y eso demanda esfuerzos para solucionar juntos los problemas. El diálogo es fundamental”, dijo en el recinto. Y agregó que “la Secretaria General tiene que trabajar estrechamente con los estados miembros para atenuar la polarización, acercando posiciones. No puede agudizar divisiones.”, en velada crítica al estilo de conducción de Almagro. “La OEA no puede imponer soluciones”, agregó. Y en velada alusión a Venezuela dijo: “Plantear el uso de la fuerza como solución a una crisis es renunciar a la esencia de la OEA”.

Finalmente expuso su plan Espinosa, que fue canciller de Ecuador y la primera latinoamericana en presidir la Asamblea General de la ONU entre 2018 y 2019.

Si resultara elegida, sería la primera mujer en ocupar la Secretaría General en la historia de la OEA. La candidatura de Espinosa no tiene el apoyo de Quito, que avala a Almagro.

“La OEA es irremplazable, pero las instituciones deben cambiar con el tiempo, renovarse”, dijo. “Tenemos el desafío de revitalizar y rejuvenecerla”, agregó. “La OEA necesita ser renovada con una visión que rescate el rol de la Secretaría General como puente de diálogo y acuerdos, como instancia para construir unidad en la diversidad”, dijo. Y sobre Venezuela, Nicaragua y Cuba: “Hay que cumplir en estricto sentido el mandato de la carta democrática interamericana”.

Comentarios