Israel quiere un líder palestino "más pragmático" para que acepte el plan de paz

Mahmud Abas, actual líder de la Autoridad Palestina, ha manifestado su rechazo al acuerdo presentado por el presidente de EU, Donald Trump.
Israel considera el polémico plan de paz estadounidense para Oriente medio como una oferta para un futuro y "pragmático" líder palestino, ya el actual presidente Mahmud Abas lo seguirá rechazando.
Un queso suizo
Pero todos los analistas consultados por la agencia AFP consideran que los potenciales candidatos a sucederle al frente de la Autoridad Palestina serán mucho más duros y radicales que Abas, también llamado Abú Mazen, a punto de cumplir 85 años

Abas fustigó el martes en la ONU el proyecto de Donald Trump para tratar de resolver el conflicto israelo-palestino, tildado de "histórico" por los dirigentes israelíes. Agitando una copia de un mapa con los planes de Estados Unidos para una solución con dos estados, Abas dijo que el diseño para Palestina parecía un "queso suizo".

El plan prevé convertir Jerusalén en la capital "indivisible" del "Estado judío" de Israel, lo que es inadmisible para los palestinos y muchos musulmanes pues el tercer lugar santo del islam, la mezquita de al Aqsa, se encuentra en la ciudad santa.

El proyecto estadounidense prevé también la anexión del valle del Jordán y de las colonias en Cisjordania ocupada; la creación de un Estado palestino amputado de sus territorios y desmilitarizado; y unas "inversiones" potenciales de 50,000 millones de dólares en 10 años en los Territorios Palestinos minados por el desempleo.

La ocupación de los Territorios palestinos por parte de Israel es considerada ilegal por las Naciones Unidas.

"Este es el Estado que nos darán", dijo Abas. "Es como un queso suizo, de verdad. ¿Quién de ustedes aceptaría un Estado similar y condiciones similares?"

En un mitin electoral en la ciudad israelí de Bat Yam, el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, rechazó las críticas e insinuó la posibilidad de que los estados árabes puedan promover el plan de Trump, incluso si los palestinos no lo hacen.

"Este no es queso suizo. Este es el mejor plan que existe para Oriente Medio, para el Estado de Israel y también para los palestinos", dijo, y agregó que el plan "reconoce la realidad y el derechos del pueblo de Israel".

"Tren en marcha"
Este plan "no está destinado a Abu Mazen sino a su sucesor, del que desconocemos la identidad", dice Uzi Rabi, director del centro Moshe Dayan para Oriente Medio. "Podría tratarse de una persona más joven con una nueva mirada", dice a la AFP. El embajador israelí ante la ONU, Danny Danon, acusó el martes ante el Consejo de Seguridad a Mahmud Abas de rechazar el diálogo.

"Aunque tengas críticas sobre aspectos precisos del plan, hay que aceptar su espíritu, esta nueva mirada pragmática para resolver el conflicto. Pero Abas rechaza ser pragmático (...) nunca será un socio para una verdadera paz", espetó.

Sin socio palestino para discutir, Estados Unidos emplazó al primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, a no poner en marcha directamente el plan, al temer una revuelta en los Territorios palestinos.

Netanyahu dijo el domingo que el plan necesita un trabajo previo para "cartografiar" los territorios disputados.

"Este trabajo ya ha empezado. (...) El tren está en marcha", afirmó Netanyahu, inculpado por corrupción en varios casos y que se juega su futuro político en las elecciones legislativas del 2 de marzo.

En estos comicios se enfrentará al antiguo jefe del ejército Benny Gantz, que ha dicho suscribir al plan estadounidense. ¿Qué haría Gantz ante unos palestinos que rechazan las negociaciones? "Quizá deberíamos esperar la era pos Abu Mazen", respondió esta semana Yair Lapid, número dos del partido de Gantz, que podría convertirse en jefe de la diplomacia en caso de éxito del ex general.

"Mas que una política, más que propuestas, lo que tenemos es un viejo gruñón que grita y jura todo el tiempo (...). Por lo tanto decimos a la nueva generación de palestinos que lean este plan", dijo Lapid.

Barghuti o Hamas

A los líderes israelíes que apuestan por un cambio en la cúpula palestina para negociar el plan de Trump podría salirles el tiro por la culata.

Según un sondeo del Centro de Investigación Palestino sobre Política y Sondeos (PCPSR), el 94% de los palestinos lo rechazan.

En caso de elecciones palestinas, Mahmud Abas —cuyo mandato expiró en 2009 pero sigue en el cargo ante la imposibilidad de organizar una elección presidencial— obtendría el 44% de los votos frente al 49% de Ismail Haniyeh, jefe del movimiento islamista Hamas.

Abas ganó la presidencial de 2005 antes de las elecciones parlamentarias y combates que llevaron a una división de facto de los territorios palestinos.

Su partido, el Fatah, gobierna en Cisjordania y los islamistas de Hamas controlan la Franja de Gaza.

El líder de Hamas perdería ante Marwan Barghuti (38% contra 57%), conocido como el "Mandela palestino" por sus partidarios pero condenado a cadena perpetua en Israel por su papel en diferentes atentados antiisraelíes durante la segunda Intifada (2000-2005).

"Los israelíes que instan a un jefe más pragmático que Abas sueñan. No hay ningún líder palestino más pragmático, más moderado, más acomodaticio que Abas. Cualquier sucesor será mucho más duro que él", predice a la AFP Khalil Shikaki, director del PCPSR.

Con información de AFP y Reuters.

Comentarios