El número de muertes por coronavirus en España aumenta en 674 pero continúa reduciéndose el ritmo

Madrid.- El número de muertos e infectados por coronavirus en España volvió a aumentar a un ritmo más lento este domingo, la semana en la que el país sacudido por uno de los peores brotes de la pandemia se preparaba para su cuarta semana de confinamiento.
Las muertes causadas por el COVID-19, la enfermedad causada por el virus, aumentaron a 12.418, la siguiente mayor cifra del mundo tras la de Italia. Sin embargo, el incremento en 674 nuevos fallecidos registrado durante las últimas 24 horas fue inferior al de los 809 de este sábado y notablemente menor que el de los 950 del jueves, la mayor cifra diaria registrada hasta el momento en España, según los datos facilitados por el Ministerio de Sanidad.

El registro de este domingo representa un aumento del 5,74% en el total de las muertes, en torno a la mitad del porcentaje registrado hace una semana.

El número total de casos registrados ascendió el domingo a 130.759 desde los 124.736 de este sábado, un incremento del 4,83% superior que también supone un aumento inferior al del 5,97% del día anterior.

"Quiero unirme (a mis compañeros) a dar un pequeño mensaje de esperanza," dijo el general Miguel Ángel Villarroya, jefe del Estado Mayor, durante una conferencia de prensa sobre el coronavirus celebrada el domingo. "Vamos por el buen camino. Todos juntos venceremos al COVID".

El director para Europa de la Organización Mundial de la Salud, Hans Kluge, escribió sobre España en su cuenta de la red social Twitter: "prudente optimismo como resultado de medidas audaces, estrategias innovadoras y decisiones valientes".

El Domingo de Ramos, una semana antes de la Pascua, las iglesias de Madrid permanecían vacías y en silencio, mientras que las calles que normalmente abarrotan los puestos del mercadillo del Rastro estaban desiertas.

En un discurso a la nación televisado, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, anunció este sábado la prolongación del estado de alarma hasta el 26 de abril a fin de atajar "la mayor crisis de nuestras vidas".

Sánchez añadió que aunque las medidas de confinamiento probablemente se prolonguen más allá de los próximos 15 días, algunas restricciones económicas, tales como el mantenimiento de los trabajadores no esenciales en sus hogares, se levantarán después de la Semana Santa. No obstante, tiendas, bares y restaurantes permanecerán cerrados.

La patronal CEOE-CEPYME advirtieron que mientras la nueva prórroga "acelerará la salida de la actual crisis sanitaria", podría "hacer más profunda la recesión económica en la que muchos sectores y empresas (...) ya están atrapados".

El colectivo de empresarios españoles han pedido un aumento del sistema de avales del Estado a las empresas hasta los 50.000 millones de euros (54.040 millones de dólares) desde los actuales 20.000 y la suspensión del pago de impuestos para los sectores más afectados.

La ministra de Economía, Nadia Calviño, rechazó la idea en una entrevista para el diario El País publicada este domingo. Preguntada sobre cuándo recuperará España la normalidad, Calviño dijo que "no podremos volver a la normalidad de 0 a 100 en un día. Hay que garantizar la seguridad."

En un artículo publicado este domingo en diversos medios europeos, Sánchez apeló a la unidad de los 27 Estados miembros de la Unión Europea en la lucha contra el brote de coronavirus.

"La solidaridad entre europeos es un principio clave de los tratados de la Unión. Y se demuestra en tiempos como este. Sin solidaridad no habrá cohesión, sin cohesión habrá desafecto y entonces la credibilidad del proyecto europeo quedará gravemente dañada."

Comentarios