Falta de agua amenaza la lucha contra el coronavirus en áreas de América Latina

Puerto Príncipe.- Fontus Pierre Raymond se despierta al amanecer diariamente para hacer fila y rellenar cubos de agua en un grifo comunitario en su barrio densamente poblado en Puerto Príncipe, donde su madre y siete hermanos menores pueden lavarse antes de ir al trabajo y colegio.

Sin embargo, el grifo se seca con frecuencia y el joven de 24 años tiene que caminar hasta una cisterna con agua más sucia, por lo que se pregunta cómo seguir las medidas de higiene para evitar el coronavirus mortal, como lavarse las manos y el distanciamiento social.

Millones en América Latina enfrentan un dilema similar. Si bien la inversión insuficiente en infraestructura ha sido durante mucho tiempo un problema en partes de la región, con la enfermedad altamente contagiosa que ahora se está extendiendo allí, el acceso deficiente al agua podría convertirse en una cuestión de vida o muerte.

La situación en Haití, el país más pobre de América, es la más grave. La mayoría de los hogares no reciben agua corriente y dependen de grifos comunales, camiones de agua o manantiales a menudo contaminados. Menos de una cuarta parte de los hogares tienen instalaciones básicas para lavarse las manos con agua y jabón, según datos compilados por Naciones Unidas.

“Desde que anunciaron la pandemia (en Haití hace dos semanas), el grifo ha tenido agua dos veces”, dijo Mimose Pierre Raymond, de 44 años, madre de Fontus. “Pero podemos pasar semanas sin agua”, agregó.

Haití solo ha confirmado 18 casos hasta la fecha, pero los expertos temen que la enfermedad respiratoria, sería más mortal allí que en otros lugares si se produjera debido a la desnutrición generalizada y la atención médica inadecuada.

Insuficiente infraestructura. Si bien la cobertura del suministro de agua es, en promedio, mejor en América Latina que en África y Asia, según datos nacionales compilados de Naciones Unidas, algunos países y comunidades están desatendidos debido a la desigualdad, la inversión insuficiente en infraestructura, corrupción y pobreza.

Si bien Haití nunca tuvo un sistema de agua decente, el de la vecina Venezuela, que alguna vez fue próspera, se derrumbó junto con la economía, tras años de poca inversión y acusaciones de que funcionarios corruptos robaron fondos públicos.

Teóricamente, la mayoría de los hogares reciben agua corriente. En la práctica, las tuberías a menudo se secan.

“Podemos pasar meses sin agua (corriente)”, dijo María Dolores, una jubilada que usaba una máscara facial y guantes de plástico mientras hacía fila para llenar cubos con agua de una boca de riego en un barrio de clase trabajadora de Caracas.

En los vecindarios de clase media, muchas casas tienen tanques para almacenar agua cuando entra esporádicamente a través de tuberías.

“Tengo un tanque en casa que contiene entre 500 y 600 litros y eso ya no es suficiente cuando no hay agua corriente durante tres semanas”, dijo Ivan Mersly, llenando contenedores con agua en una cisterna local para llevarlos a casa en una patineta.

Mientras tanto, en Cuba, las autoridades sostienen que las lluvias por debajo del promedio este año están exacerbando los problemas existentes de suministro de agua, así como las fugas que hacen que pierda hasta el 50 por ciento del líquido bombeado de sus depósitos.

Alrededor de medio millón de residentes enfrentan desafíos con el suministro de agua, dijo el jefe del Instituto Nacional Cubano de Recursos Hidráulicos (INRH), Antonio Rodríguez, el mes pasado en una mesa redonda televisada sobre la preparación para la prevención del coronavirus.

Cuba, que ha confirmado 269 casos del nuevo virus, dice que están acelerando proyectos de infraestructura planificados, como la instalación de plantas de desalinización. Sin embargo, los lugareños temen que eso lleve tiempo.

“Estoy realmente preocupado”, dijo José Raúl Fernández, de 46 años, electricista que vive en el centro de La Habana. “Las autoridades nos están pidiendo que sigamos las medidas de higiene debido al coronavirus, pero sin suficiente agua, es simplemente imposible”, dijo.

Comentarios