Reforma estatal: Empresarios instan al achicamiento y a mejorar el gasto

Reducir la estructura del ámbito público, mejorar la calidad del gasto y reconvertir entidades es el clamor del sector privado. Por su parte, analistas brindan su óptica del funcionamiento estatal.
Mejorar el gasto público, achicar la estructura del estamento estatal y remodelar entidades puntuales son cuestiones imperiosas a analizarse en el debate por la reforma del Estado, a criterio de referentes del sector privado.

Líderes empresariales abordaron los desafíos que actualmente tiene el Gobierno, luego de hacerse cada vez más públicas y desnudarse las falencias y la ineficiencia estatal para hacer frente con un sistema de salud competente a la pandemia del Covid-19.

Luego de haberse señalado la urgente necesidad de recortar los privilegios para algunos funcionarios públicos y destinar grandes cantidades al sector que contrarresta los efectos del flagelo, se impuso la consigna de plasmar sobre la mesa la discusión en torno a qué tipo de Estado quiere la sociedad.

El vicepresidente de la República, Hugo Velázquez, adelantó que hoy se reúnen en su despacho referentes del Ministerio de Hacienda y del Legislativo. La propuesta del Poder Ejecutivo apunta a la calidad del gasto, a una actualización de la ley del servicio civil, la modificación de la ley de compras públicas y la protección social. Velázquez agregó que los ejes centrales serán modificar lo que se refiere al sector docente, gremio sanitario y las instituciones con dualidad de funciones.

EMPRESARIOS. Para Carlos Jorge Biedermann, presidente de la Cámara de Anunciantes del Paraguay (CAP), primero hay que definir qué tipo de Estado se quiere, los propósitos y objetivos como nación, en términos sociales.

“Como representantes del sector privado, siempre hablamos de la mejora del gasto, porque la eficiencia pública comienza y termina con la calidad del gasto; o sea, dar a todos calidad por cada centavo aportado, con la contraprestación de servicios”, sostuvo.

Agregó estar cansado de escuchar sobre la presión tributaria, que es poca, pero que en contrapartida le genera a uno la pregunta sobre qué se está recibiendo a cambio: “Será alta o baja, dependiendo de la calidad de servicios en salud, educación y justicia”, enfatizó.

Por su parte, Alberto Sborovsky, titular de la Cámara Paraguaya de Supermercados (Capasu), apunta a que el achicamiento del Estado es necesario para la supervivencia del país, calificando a muchos gastos públicos actuales como superfluos, innecesarios e inmorales.

Propuso arrancar el análisis del Presupuesto General de la Nación (PGN) a partir de ahora en función de la necesidad del área de Salud; y a partir de ahí abordar otras áreas, “y no como es hoy, que a Salud siempre le brindan las sobras”.

Dijo que como cámara se tiene una posición sólida y aspirando a que Salud y Educación lleguen entre el 7% y el 10% del PIB en sus presupuestos.

Luis Villasanti, al frente de la Asociación Rural del Paraguay (ARP), también opinó, destacando la urgente reestructuración de algunos entes públicos, en cuanto a salarios y funcionarios.

“En el ámbito del Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG), por ejemplo, también se encuentran el Senave, el Senacsa y el CAH como entes autárquicos. Sin embargo, ¿quién sostiene esos presupuestos?, el contribuyente”, manifestó, al tiempo de aclarar que eso no significa entrar a despedir gente.

86 billones de guaraníes constituye el PGN 2020, de acuerdo con la ley que promulgó el PE en enero pasado.

73 por ciento del funcionariado está formado por los educadores, personal de blanco y las fuerzas públicas.

Comentarios