Compañías eléctricas de Brasil tendrán hasta US$3.000M en apoyo para enfrentar impacto del Covid-19

La Agencia Nacional de Energía Eléctrica (Aneel) abrió este martes una consulta pública para analizar los detalles de una operación estructurada por el gobierno para apoyar a los distribuidores de electricidad debido a los impactos del coronavirus en el sector, lo que implicará préstamos de hasta 16,100 millones de reales (casi US$3.000 millones) para las empresas. En una reunión del organismo regulador, transmitida en línea, la directora Elisa Bastos inicialmente sugirió un techo de R$15.400 millones (US$2.800 millones) para que los recursos estén disponibles para las compañías eléctricas, pero el límite se incrementó después de las discusiones entre la junta. El financiamiento debe pagarse en cinco años. El día anterior, Aneel había informado que el límite para la operación, que involucrará a un grupo de bancos liderados por el BNDES, sería de 15.600 millones de reales (US$2.830 millones). 

Los valores máximos pronosticados se incrementaron en medio de una propuesta para usar los préstamos también para aliviar los fuertes ajustes de tarifas previstos para los distribuidores en las regiones del norte y noreste, que eran operados por Eletrobras y fueron privatizados en 2018. 

La sugerencia, incluida en los debates, fue presentada por el director Sandoval Feitosa, quien dijo que un aumento de 700 millones de reales (US$127 millones) en financiamiento podría evitar reajustes de hasta más del 20% para los clientes de estas compañías eléctricas, que atienden a 10 millones de personas en los estados de Acre, Alagoas, Amazonas, Roraima, Rondônia y Piauí. 

Los préstamos, negociados con los distribuidores por los Ministerios de Minas y Energía y Economía, tienen como objetivo evitar problemas de liquidez para las empresas, que han visto una fuerte retracción en el consumo y un aumento en los incumplimientos desde el empeoramiento de la pandemia en Brasil. Al mismo tiempo, la operación fue diseñada para salvar a los consumidores de los aumentos de tarifas que podrían ser necesarios a corto plazo por razones como el reciente aumento del dólar, según la agencia. 

El apoyo también evita que las compañías soliciten inmediatamente ajustes tarifarios extraordinarios debido a pérdidas debido a la crisis del coronavirus: los contratos en el sector tienen cláusulas que aseguran el equilibrio económico y financiero de los concesionarios. "Los recursos aliviarán los bolsillos de los consumidores en este momento de pérdida de ingresos para una gran parte de la población, además de garantizar el flujo de efectivo para que las empresas del sector cumplan con sus contratos y superen los efectos de la pandemia", defendió Aneel en una nota. 

El financiamiento tendrá intereses CDI más una remuneración para los bancos, aún no definidos. Serán llevados a través de la Cámara de Comercio de Energía Eléctrica (CCEE), lo que evitará impactos en los balances de los distribuidores. 

El formato de transacción, con financiación centralizada y la oferta de pagos futuros de facturas de energía como garantía, ayuda a reducir los costos en relación con una eventual negociación de préstamos individuales por parte de cada empresa.

Comentarios