Empresarios afirman que acciones de Itaipú no son la solución

Tras la apertura del vertedero de la represa Itaipú Binacional, luego de una larga gestión del Ministerio de Relaciones Exteriores (MRE) se logró que el nivel del río Paraná alcance una altura suficiente para la navegación y transporte, pero que, según el representante del Centro de Armadores Fluviales y Marítimos del Paraguay (CAFyM) Guillermo Ehrecke, esta acción no será suficiente para hacer frente a la bajante del río Paraná. 

“Lo que Itaipú está haciendo es solo enviar una ola de agua para mover a las casi 155 embarcaciones que estaban varadas en torno a la represa de Yacyretá y así estas puedan moverse y transponer la esclusa”, afirmó.

Garantizar las condiciones de la navegación de los cursos hídricos resulta de suma importancia para el país ya que a través del transporte fluvial se dinamiza el 80% del comercio exterior.

“Después de esta acción, el vertedero de Itaipú se vuelve a cerrar y el tráfico seguirá siendo tan complicado como lo era antes, hasta otra nueva orden. Esta no es una solución permanente ni siquiera es duradera es una solución que máximo durará unos días y después se volverá a lo mismo”, sentenció.

IMPORTADORES

Para el sector exportador de granos de soja este movimiento es más que satisfactorio, pero al rubro importador no le beneficia de la misma forma, según señaló Neri Giménez Malgarini, presidente del Centro de Importadores del Paraguay (CIP).

“Lo que hace Itaipú es abrir y cerrar su caudal para que el comercio no pare, pero poco y nada nos beneficia, porque si sube el agua en el Río Paraná en esto dos días le impacta a las barcazas del sur que llevan volúmenes de granos, pero para los que vienen del norte no es lo mismo. El sector importador sigue con inconvenientes y problemas logísticos, pese a que en las zonas críticas se está haciendo el dragado, los sobrecostos por movilizar a media carga son grandes”, aseveró Giménez.

Cabe resaltar que este retraso en envíos de exportación e importación se da en toda la región, por la bajante en los ríos, por la sequía que golpea desde hace meses, además de la pandemia del Covid.

ARMADORES

Las condiciones para mejorar la navegabilidad del río Paraná se alcanzaron gracias al sistema de regulación, particularmente de los embalses de Itaipú y de la Entidad Binacional Yacyretá, pero estos solo benefician de cierta forma a unos sectores.

Desde el CAFyM, el empresario Juan Carlos Muñoz informó que ya empezaron a movilizarse los primeros siete convoyes de los 152 que se encontraban parados desde hace 50 días por causa de la bajante del río Paraná.

“Esto nos da un respiro, pero a partir del día 21 se pronostica tiempos adversos con vientos fuertes sobre el embalse de Yacyretá, por ende se retomará las medidas y acciones en las siguientes semanas, esto a su vez permitirá completar la salida de las demás barcazas”, concluyó.

Comentarios