"Vamos a venderlos todos": Brasil mantiene la subasta de 43 aeropuertos a pesar del Covid-19

Sao Paulo. El ministro de Infraestructura, Tarcísio de Freitas, reafirmó que Brasil podrá subastar concesiones para 43 aeropuertos a principios del próximo año, a pesar del cierre del sector causado por la crisis Covid-19 y dijo que los organismos de toma de decisiones, incluido el Tribunal Federal de Auditoría (TCU), están unidos por el progreso del programa de privatización.
Los comentarios se hicieron durante una transmisión por Internet promovida por Santander Brasil, luego de que el viernes la Corte Suprema publicara imágenes de una reunión ministerial en la que el ministro de Medio Ambiente, Ricardo Salles, dijo que la pandemia es una oportunidad para cambiar puntos de legislación en el país sin llamar la atención y facilitar la explotación de tierras actualmente restringidas por las leyes ambientales.

En la misma reunión, el 22 de abril, el presidente del Banco do Brasil, Rubem Novaes, declaró que el Tribunal de Cuentas (TCU) es una "planta terrorista".

"Hay un ambiente favorable... El poder judicial es sensible al tema, el Tribunal de Cuentas (TCU) ha ayudado. El Congreso también quiere ayudar”, dijo Freitas, refiriéndose al plan de recuperación económica Pro-Brasil, que prevé una inversión pública de R$30.000 millones (US$5.500 millones) en proyectos de infraestructura.

"Vamos a construir esta agenda y ver qué puntos de la legislación se pueden cambiar para brindar alivio al sector privado", dijo el ministro, sin mencionar el video publicado el viernes.

Según Freitas, las subastas de 43 aeropuertos en el país deberían realizarse este año, pero los inversores han pedido aplazamientos después de la crisis de Covid-19 para obstaculizar los estudios sobre activos. Ahora, la expectativa es que tenga lugar en marzo de 2021.

Para Freitas, a pesar de la pandemia, que ha llevado a los operadores de infraestructura a solicitar un reequilibrio económico de los contratos ante la fuerte caída de la demanda, las subastas serán exitosas.

“Vamos a vender y vamos a vender mucho, vamos a vender los 43 aeropuertos. En aras de la osadía, ya que todos están sacando el aeropuerto de la plaza", dijo el ministro. "El sector se reanudará... Quizás sea el sector más afectado, pero vendremos con protocolos de seguridad y poco a poco se reanudará el movimiento".

Freitas también comentó que Embraer, que tenía un contrato para la venta de su división de aviones comerciales con Boeing y fue cancelado, "está preocupado" y que el gobierno federal está estudiando nuevas medidas para apoyar a los sectores aéreo y aeroportuario como una forma indirecta de ayudar al fabricante de aviones.

“Preservar las compañías de aviación significa preservar los pedidos de Embraer. Ciertamente, vendrán nuevas medidas”, dijo el ministro, recordando el financiamiento del BNDES a las aerolíneas y citando que el gobierno evalúa usar el Fondo Nacional de Aviación Civil (Fnac) como una forma de apoyar al sector.

El ministro atribuyó el optimismo a la demanda de proyectos de infraestructura a conversaciones con inversores. Según él, esto podría medirse por el interés en las primeras subastas que se realizarán después de que surgiera la pandemia, las terminales de envío de celulosa en el puerto de Santos, programadas para agosto.

Freitas estimó que la subasta del Ferrocarril de Integración Oeste-Este (Fiol), en Bahía, se realizará a fines de este año y que la firma de la renovación de la concesión del ferrocarril Malha Paulista, operado por Rumo, tendrá lugar este miércoles.

Comentarios