El aumento de los cheques sin fondos evidencia la limitada capacidad de pago

Los cheques rechazados en el sistema de pagos del Paraguay (SIPAP) representaron G. 301,8 millones de enero a mayo de 2020, con un incremento de 18,2% respecto al mismo periodo del 2019 y como parte de los efectos económicos del Covid-19 en el país, según la consultora Mentu, a partir de datos del BCP.

La firma advierte que la cantidad de cheques rechazados por insuficiencia de fondos fue 3,8 veces superior a lo registrado un año atrás, mientras que el valor de los mismos se ubica en un nivel 2,3 veces mayo.

Estos números son menores a los de abril, pero pueden volver a aumentar debido a que el BCP resolvió que la exoneración de la sanción de inhabilitación o cancelación de cuenta corriente por el rechazo de más de tres cheques por insuficiencia de fondos será aplicada hasta el 1 de julio, sostiene Mentu. Esta flexibilización será válida para quienes comunicaron su libramiento dentro de los cinco días hábiles posteriores a la entrada en vigencia de la Ley 6541/20. “Los datos muestran el impacto generado por la caída de la actividad en los ingresos y, por ende, en la capacidad de pago de los clientes bancarios, lo que afecta la cadena de pagos, por lo que es necesario canalizar los recursos para aumentar la liquidez de los agentes”, agrega la firma.

Esta situación se genera a pesar de las fuertes medidas de apoyo que el Gobierno aplicó desde el inicio de la pandemia, pero que evidentemente no llegan de manera significativa al “bolsillo” de las familias y las empresas.

La casa de bolsa Basa Capital calcula que la liquidez en moneda local triplicó sus niveles habituales luego de que el BCP implementara el paquete de acciones de combate al efecto Covid-19, con lo cual el nivel de saldo de cuenta corriente que los bancos tienen en el ente emisor asciende a G. 7 billones. Sin embargo, los actores económicos –principalmente las mipymes– siguen reclamando mayor acceso al crédito.

Comentarios