Avanza ensayo clínico israelí sobre propiedades del aceite de granada

De acuerdo a una publi­cación del medio Jerusalem Post, los Institutos Nacionales de Salud indican que aproxi­madamente 50 millones de estadounidenses se ven afec­tados por enfermedades neu­rodegenerativas cada año. En ese sentido, un nuevo ensayo clínico está iniciando la Clí­nica de Memoria del Cen­tro Médico Rambam, para evaluar el impacto del ácido omega 5, extraído del aceite de semilla de granada, en pacientes con deterioro cog­nitivo leve (DCL). Explicaron que el DCL es la etapa entre el deterioro cognitivo esperado del envejecimiento normal y el deterioro más grave de la demencia.

El experimento verificará si puede prevenir y tratar enfermedades neurodegenerativas.FOTO:GENTILEZAAnunciaron que el experi­mento verificará si el aceite de granada GranaGard para prevenir y tratar enferme­dades neurodegenerativas puede retrasar la pérdida de memoria en 100 pacientes. 

El experimento con doble anonimato durará 12 meses. Durante ese tiempo, la mitad de los pacientes recibirán GranaGard y la otra mitad recibirá un placebo. La profe­sora Ruth Gabizon, investiga­dora senior de enfermedades cerebrales degenerativas en el Departamento de Neurolo­gía del Hospital Universitario Hadassah, que ayudó a desa­rrollar GranaGard, dijo que los pacientes recibirán una serie de pruebas de memo­ria estandarizadas durante el transcurso del ensayo y se hará un seguimiento de su mejora.

El ácido omega 5, también conocido como ácido púnico, se conoce desde hace tiempo como uno de los antioxidan­tes naturales más fuertes y se considera que tiene efectos antiinflamatorios, anticance­rígenos y de fortalecimiento del sistema inmunológico. Pero, explicó Gabizon, no puede alcanzar el cerebro o el sistema nervioso central en un grado suficiente sin intervención científica, por­que el hígado evita que se des­componga y se disuelva en el torrente sanguíneo.

Indicaron que GranaGard fue elaborado utilizando una patente de nanotecno­logía desarrollada por cien­tíficos de la compañía israelí de biotecnología Granalix. Explicaron que la tecnología “reduce” el omega 5 en tro­zos más pequeños o “nano­dropletas” que se disuelven en el estómago y debido a su pequeño tamaño, las gotas de omega 5 pueden llegar al cerebro. Gabizon y su equipo probaron empíricamente y demostraron científicamente la efectividad de GranaGard en los laboratorios del Hos­pital Hadassah Ein Kerem.

Comentarios