El BPS aprobó facilidades de pago para algunas empresas

En mayo las empresas unipersonales y monotributistas -las de menor tamaño- debían volver a abonar de forma habitual sus obligaciones con el Banco de Previsión Social (BPS) tras la postergación del pago por dos meses (marzo y abril) de los aportes patronales, medida que definió el gobierno a comienzos de la emergencia sanitaria. Además, el pago de mayo (que se efectiviza en junio) incluía la primera cuota de la financiación recibida por los meses previos (un 60% del aporte patronal, ya que el 40% lo subsidió el Estado).

Pero, el BPS constató que hubo 9.200 empresas de este tipo y sin personal a cargo que no abonaron sus obligaciones referentes a los aportes patronales por mayo.

Esto derivó en que a nivel del directorio se trabajara en un acuerdo entre los representantes políticos y los sociales -de trabajadores, empresarios y jubilados- para aprobar una resolución que brinde facilidades de pago a estos contribuyentes.

La medida que abarca a las empresas del rubro industria y comercio, salió por unanimidad y a partir del 27 de julio estarán habilitados los sistemas del BPS tanto para las consultas como para iniciar el procedimiento.

El beneficio consiste en que esas 9.200 empresas que no pagaron -o las que tengan problemas a futuro- podrán financiar la deuda en hasta 36 cuotas sin interés. Esto rige para los aportes patronales desde febrero y hasta que culmine la emergencia sanitaria que declaró el Poder Ejecutivo.

La directora Daniela Barindelli -representante del Partido Colorado- dijo a El País que las unipersonales y los monotributistas son “las empresas más chicas y más vulnerables”, por lo que se pretende “darles oxígeno con una financiación de hasta 36 cuotas para que puedan hacer frente a sus obligaciones y no corten la cadena de pago con el BPS”.

Esto último lo subrayó como relevante, debido a que hay unas 3.000 personas titulares de empresas de este tipo que corren riesgo de perder la cobertura de salud de ellos y el núcleo familiar si no cumplen con el pago de los aportes patronales. “Pretendemos que sigan con la cobertura de salud. Para el BPS la medida significa un diferimiento porque apostamos a recibir el dinero en cuotas en lugar de al contado”, expresó Barindelli.

La resolución se tomó utilizando una potestad excepcional que tiene el directorio del BPS. Una ley de 2006 que establece distintas disposiciones para las facilidades de pago, permite en su artículo 11 que el organismo apruebe convenios de hasta 72 cuotas “con el voto conforme de cinco miembros (son siete en total en el directorio) y ante situaciones excepcionales debidamente acreditadas”.

Desde el BPS comunicaron dos aspectos a tener en cuenta sobre el beneficio en cuestión: que podrán financiarse “únicamente las obligaciones por los meses en que la empresa no haya tenido trabajadores dependientes en actividad ni amparados a subsidios”; y que el importe de la cuota mensual “no podrá ser inferior al 20% de las obligaciones corrientes patronales a la fecha de la suscripción del convenio”.

Esto último significa que, por ejemplo, si el aporte patronal mensual es de $ 2.000 y hoy la empresa debe $ 4.800 al BPS, la cuota no podrá ser menor a $ 400, por lo que el máximo de financiación serían 12 cuotas.

Según información del BPS, a diciembre de 2019 había registradas unas 99.000 empresas unipersonales sin dependientes. Además, los monotributistas que aportan al organismo previsional eran casi 35.000.

Por tanto, las facilidades de pago abarcan potencialmente -no quiere decir que todas las empresas vayan a necesitarlo- a 134.000 contribuyentes.

Aparte de la postergación de los aportes de marzo y abril -junto al subsidio del 40%-, el Poder Ejecutivo habilitó un préstamo de $ 12.000 en mayo y junio para las empresas unipersonales, sin tasa de interés en Unidades Indexadas (UI) y que puede abonarse hasta en 24 cuotas iguales y consecutivas.

La opción de financiar deudas con BPS también abarca a los titulares de monotributos sociales Mides, categoría que contempla a pequeños emprendimientos de personas que integran hogares bajo la línea de pobreza. Estos trabajadores recibieron durante abril y mayo un subsidio por cese de actividades de $ 6.779 por parte del Poder Ejecutivo.

La resolución del directorio de BPS establece que la Asesoría Tributaria y Recaudación -a quien se delega la aplicación de los beneficios- deberá “elevar un informe mensual relacionado a los convenios suscritos” por las empresas unipersonales y monotributistas.

Esto se incluyó en atención a que se pretende continuar “recabando datos para hacer una evaluación” de la evolución de los pagos, explicó la directora Barindelli.

Comentarios