Frágil contexto actual puede agravar crisis socioeconómica si no se adoptan políticas eficaces

La región de América Latina y el Caribe (LAC), que ya arrastra una problemática socioeconómica pronunciada, a la que vino a sumarse una pandemia en este 2020 generando un contexto frágil, puede verse más agravada si no se adoptan medidas de política eficaces a corto y mediano plazo para responder a la crisis del COVID-19.

Fue parte de las conclusiones de ayer de la Cumbre Ministerial Virtual sobre Inclusión Social para América Latina y el Caribe, denominado “Informalidad e inclusión social en tiempos de COVID-19”, realizado por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), que esta vez en su segunda edición se desarrolló en República Dominicana como país anfitrión.

Benigno presentó plan

En dicha ocasión, fue partícipe el ministro de Hacienda, Benigno López, quien teniendo en cuenta el contexto de crisis socioeconómico, abordó sobre “La reanudación del empleo y el crecimiento económico a través de mejores oportunidades para los grupos vulnerables”, como ser mujeres, migrantes, poblaciones indígenas y jóvenes.
El Gobierno local, dentro del diseño del plan de reactivación económica, contempla el factor social que sugiere acompañar con una asistencia a sectores vulnerables como al informal, que a la vez busca formalizarlos, así como la generación de empleo a través de inversiones previstas especialmente en obras públicas, como respuesta o parte de las medidas a ser ejecutadas a corto y mediano plazo.

Debate productivo

En dicho sentido, la cumbre tiene como objetivo reunir a ministros y funcionarios de alto nivel en los ámbitos de trabajo, planeación, economía y desarrollo social, de modo a entablar un debate productivo sobre las complejidades adicionales que la crisis del COVID-19 plantea en el avance de la inclusión social en la región.

Al efecto, la OCDE señala que los países de América Latina y el Caribe se vieron afectados por la pandemia en un contexto de bajo crecimiento, gran desigualdad y un creciente descontento social, que pese a las mejoras en las últimas dos décadas, LAC sigue siendo la región con más desigualdad del mundo.

Y es en ese afán que se desarrolla la cumbre, de modo a brindar oportunidades como para determinar y prever maneras de pasar a la formalidad, reanudar la creación de empleos y fomentar la tan necesaria creación de consenso sobre las reformas socioeconómicas que se aplicarán tras la crisis del COVID, y con gran ímpetu a corto y mediano plazo, ya que de lo contrario agravará aún más la recesión.

La Cumbre Ministerial sobre Inclusión Social se inició este lunes 13 y concluye hoy viernes 17. Es un evento que está abierto únicamente a delegaciones de países de América Latina y el Caribe, de la OCDE y a organizaciones internacionales, y en su primera edición en el 2017 se había desarrollado Paraguay.

Comentarios