Mal manejo de test de Covid-19 pone en riesgo la credibilidad

La renuncia de la directora del laboratorio de Senacsa y sus duras acusaciones de que el Ministerio de Salud “no tiene ética ni moral” acrecientan las dudas sobre la validez de las pruebas de Covid-19. Los contradictorios resultados de los test realizados primero al diputado Sebastián García y luego a los jugadores del club 12 de Octubre revelan un pésimo manejo de los estudios. La continuidad de los resultados con falsos positivos o falsos negativos puede poner aún en mayor riesgo la deteriorada credibilidad de las autoridades sanitarias. Se deben corregir institucionalmente los problemas y evitar el uso político o sectorial de datos médicos en un momento de grave emergencia para la ciudadanía.

La muy buena credibilidad que tenían por parte de la ciudadanía los principales referentes del área de Salud del Gobierno, especialmente el ministro Julio Mazzoleni, ante el apropiado manejo de acciones de control desde el inicio de la pandemia del Covid-19, se ha ido deteriorando con la detección de varios casos de presunta corrupción y la tibia postura oficial para combatirlas y erradicarlas. A ello se han sumado en estos últimos días los contradictorios resultados de algunos test para detectar el contagio del coronavirus, que evidencian un mal manejo de los datos médicos y que han derivado en situaciones que tienen un gran impacto mediático, como la postergación de la esperada reanudación del fútbol tras la pandemia, y la renuncia de la directora del laboratorio del Servicio Nacional de Salud Animal (Senacsa), la doctora Graciela Russomando, quien ha acusado que el Ministerio de Salud “no tiene ética ni moral”.

Un primer hecho llamativo ocurrió el 11 de julio, cuando autoridades de Salud informaron que el diputado Sebastián García, del partido Patria Querida, dio positivo a un test de Covid-19. El informe llevó al cierre de la Cámara de Diputados y de varios otros locales, pero al día siguiente el propio Ministerio de Salud aclaró que el legislador había dado negativo a una segunda prueba y por tanto no había sido contagiado. García acusó al viceministro de Salud, Julio Rolón, de revelar datos confidenciales antes de que él mismo haya estado enterado y que se manipuló políticamente la información, debido a que el legislador fue uno de los denunciantes de los presuntos hechos de corrupción en las compras de Salud.

Un caso más controvertido se dio cuando una gran parte de la población esperaba con ansias el reinicio del fútbol el pasado viernes, pero la Asociación Paraguaya de Fútbol decidió postergarlo luego de que jugadores de Guaraní, 12 de Octubre y San Lorenzo dieran positivo a los test de coronavirus. El mayor escándalo se dio en torno al club 12 de Octubre que, según pruebas procesadas en el Instituto de Investigación en Ciencias de la Salud de la Universidad Nacional de Asunción, 35 jugadores tenían Covid-19. Sin embargo, en la noche del viernes se informó que, tras otra prueba, 32 de los jugadores que habían dado positivo, en esta ocasión dieron negativo.

En este contexto, la doctora Graciela Russomando renunció a su cargo de directora del laboratorio del Senacsa. “El Ministerio de Salud no tiene ética ni moral. No pueden, de un día para otro, 35 personas ser positivas y luego 32 ser negativas”, explicó en la noche del domingo, durante una entrevista en el programa Bajo la Lupa, en NPY.

Aunque el ministro de Salud, Julio Mazzoleni, negó las acusaciones y respaldó la tarea del Laboratorio Central, acusando que es la doctora Russomando quien tiene “falta de ética”, el escándalo está instalado. La continuidad de los resultados con falsos positivos o falsos negativos puede poner en mayor riesgo aún la deteriorada credibilidad de las autoridades sanitarias.

Se deben corregir institucionalmente los problemas y evitar el uso político o sectorial de datos médicos en un momento de grave emergencia para la ciudadanía.

Fuente:https://www.ultimahora.com/mal-manejo-test-covid-19-pone-riesgo-la-credibilidad-n2896004.html

Comentarios