Repunte en créditos mejoró situación en las utilidades bancarias

El sistema bancario viene experimentando una reducción en sus utilidades desde comienzos de este año, situación que se agravó con el confinamiento total en el mes de abril. Sin embargo, al cierre del primer semestre esta caída se suavizó como producto de un repunte en la colocación de créditos sobre el final del mencionado período.

En el boletín estadístico de la banca matriz, se puede observar que hasta mayo la contracción de las ganancias en la plaza bancaria había llegado a un -27%. Para el cierre de junio esto mejoró relativamente, ya que la caída acumulada fue de un -22%, con lo que hay mejores perspectivas de cara a lo que resta del presente año. 

Las utilidades fueron por un valor total de US$ 175 millones; mientras que el año pasado se alcanzaron los US$ 225 millones. Cabe recordar, que según agentes del sistema financiero, las previsiones pagadas por deudas del 2019 fueron un elemento que contrajo las ganancias hacia principios del 2020.

RANKING
El banco que alcanzó la mayor cantidad de ganancias fue Itaú y se ubicó en el primer puesto de este ranking. La empresa obtuvo utilidades por un total de US$ 51 millones al primer semestre; sin embargo, en el 2019 había alcanzado los US$ 54 millones, con lo que las ganancias fueron un 4% inferiores.

Por su parte, el Banco Nacional de Fomento (BNF) se mantiene en el segundo lugar a pesar que reportaron un -10% en sus utilidades. La entidad pública ganó en total US$ 31 millones, unos US$ 3,7 millones menos que lo alcanzado en la primera mitad del 2019. Esta institución ha sido la que más fuertemente operó con los créditos avalados por el Fondo de Garantía del Paraguay (Fogapy) en los últimos meses. 

No obstante, la mayoría de los bancos tuvo utilidades positivas, a pesar de las reducciones en comparación al año pasado. Las únicas compañías del sector que directamente tuvieron pérdidas fueron Interfisa, que ya perdió más de US$ 1,3 millones en el año y arrastra una delicada situación financiera; y el Banco del Brasil, aunque este último con menor participación dentro del sistema local.

OTROS INDICADORES
El nivel de morosidad del sistema bancario se ha mantenido estable durante el primer semestre y subió solamente 0,38 puntos porcentuales con respecto a febrero, antes del inicio de la pandemia; ubicándose en 3,18% al cierre de junio. La mayoría de los bancos flexibilizó el pago de cuotas adeudadas durante el periodo de cuarentena por tres meses, lo cual ayudó en cierta manera a mantener estable la mora. 

La cartera de créditos tuvo un crecimiento del 1,36% con respecto a febrero, luego de los meses de contracción durante la etapa dura del confinamiento. Por su parte, los depósitos bancarios siguieron creciendo en todo momento y de manera sostenida, llegando a una variación de casi el 9% solo durante la pandemia.

Comentarios