Trabajadores consideran un “despropósito” del Gobierno no aumentar el salario mínimo

El presidente de la Confederación de la Clase Trabajadora (CCT), Julio López, señaló este martes que es un despropósito negar un mejoramiento del nivel salarial. Destacó que el Gobierno no puede cargar el costo de la pandemia sobre los trabajadores.

“Creemos que es un despropósito, absolutamente injusto, que el Gobierno haya tomado la resolución de no reajustar los salarios. En realidad la discusión no debería ser si se da o no el reajuste salarial, debería girar en cuánto por ciento necesita la clase trabajadora para poder subsistir”, dijo López en comunicación con Universo 970 AM.

Sostuvo que en la decisión del Gobierno, de congelar el salario mínimo, se plasma la orientación de cargar el costo de la crisis sobre los trabajadores y no tiene la mínima intención de buscar otras alternativas ante el miedo de tocar intereses de otros sectores de la sociedad.

López mencionó que la clase obrera está pasando un momento muy complicado a consecuencia de la crisis generada por el COVID-19, pero que los trabajadores ya estaban discutiendo sobre una nueva política salarial antes del inicio de la pandemia y considera que el debate debe continuar.

“La pérdida del valor adquisitivo del salario de los trabajadores paraguayos sufrió una caída entre el 32 y 34% y eso significa que en los últimos 20 años se vino desvalorizando el salario, quiere decir que hace 20 años ganábamos 32% más que ahora, eso es un deterioro del nivel de vida”, agregó el dirigente de la clase trabajadora.

El Poder Ejecutivo informó que no habrá aumento del salario mínimo para el sector privado. El decreto dispone que permanezca a G. 2.192.839, siendo el jornal mínimo G. 84.340. El Consejo Nacional de Salarios Mínimos, basándose en el informe del Banco Central del Paraguay (BCP) sobre la variación del 0,7% del Índice de Precios al Consumidor (IPC), se propuso mantener el salario hasta el año que viene, atendiendo el contexto socioeconómico que se atraviesa por la pandemia.

Comentarios