Cumbre de poderes para frenar el contrabando reclaman productores

Industriales y productores frutihortícolas marcharon para denunciar que el flagelo está haciendo mucho daño. Lamentan la falta de condenas con cárcel a contrabandistas y acusan a la Fiscalía.


Más de cuarenta vehículos de productores, industriales y empresarios marcharon ayer por la Capital y también se manifestaron en distintos puntos del interior del país para repudiar la corrupción y el auge del contrabando que, según indicaron, ya maneja el 60% del mercado local. Entregaron un manifiesto y pedido de cumbre de poderes entre el Ejecutivo, el Congreso y el Poder Judicial, además de la Fiscalía, Aduanas y el Jurado de Enjuiciamiento de Magistrados (JEM) para buscar medidas concretas y efectivas para combatir el contrabando.

Gustavo Volpe y Enrique Duarte, titular y vicepresidente de la Unión Industrial Paraguaya (UIP), respectivamente, fueron los principales voceros de la caravana de protesta.

La comitiva fue recibida en el Palacio por el secretario general de la Presidencia, Juan Ernesto Villamayor, y luego por el titular del Congreso, Oscar Salomón. Indicó que ambos manifestaron buena predisposición para gestionar la cumbre y encarar el problema.

Duarte apuntó que decidieron acompañar a los productores frutihortícolas que son los que más están sufriendo actualmente por el ingreso de productos ilegales y pedirle a los tres poderes que hagan un esfuerzo para que hagan algo.

En este orden, dijo que sugieren al Legislativo a establecer por ley que el contrabando sea considerado ya un crimen y no un delito.

Añadió que también reclaman al Ejecutivo mayor efectividad en los controles, aún cuando reconocen que ha hecho algo, pero se necesita mucho más.

“A la Justicia, sobre todo, le pedimos que actúe. Tenemos 765 causas fiscales y no hay imputados ni presos. Inclusive la UIP denunció a una fiscala que liberó una carga declarada como contrabando, pero fue absuelta por el Jurado de Enjuiciamiento”, lamentó.

Sostuvo que es grave la situación por el incremento de esta práctica delictiva. Recordó, en este orden, el reciente asesinato de una mujer que denunció en Pilar el contrabando de combustible. Advirtió que se debe evitar que el país sea gobernado por los carteles del narcotráfico, como ocurre en Méjico.

FISCALÍA. Por su parte, Volpe ratificó que los productores frutihortícolas la están pasando muy mal porque el contrabando se adueñó del mercado. Refirió que la pandemia en sus inicios ayudó a los agricultores con el cierre de las fronteras, hecho que les permitió vender sus productos en cantidad y a buen precio.

Señaló a la Fiscalía como uno de los responsables de ineficiencia en el combate al flagelo. “Mientras no haya contrabandistas en la cárcel todo va a seguir en la joda, como es hoy y retirar los vehículos pagando multas. La Fiscalía tiene más de 750 casos que no llegaron a juicio y es lo que le permite a los contrabandistas no ir a la cárcel. El problema es la impunidad por la inacción de la Fiscalía”, sentenció.

También advirtió la complicidad de otras instancias como el JEM, al no sancionar a fiscales que no castigan a los contrabandistas.

Volpe apuntó que en las visitas a los tres poderes realizados pidieron que se haga una cumbre, a fin de ver acciones efectivas para frenar el contrabando, sobre todo en la Fiscalía y para que ya no se permita la impunidad

Capasu destaca la unidad de gremios
El titular de la Cámara Paraguaya de Supermercados (Capasu), Alberto Sborovsky, dijo que esta marcha demostró que la unión hace la fuerza y representa un hito la cantidad de gremios que se juntaron para denunciar que ya no va más el contrabando, debido a que está poniendo en riesgo al comercio, la industria y a los productores. Señaló que el contrabando afecta mucho a los supermercados que trabajan formalmente dando trabajo y pagando impuestos.

Comentarios