Directiva del BM perfila repuntes lentos en economías de la región

Carmen Reinhart
Al perfilar un futuro hipotético en torno a la recuperación de las economías regionales, incluyendo a Paraguay, Carmen Reinhart, vicepresidenta y economista jefe del Banco Mundial, indicó que el periodo para tal circunstancia seguramente será muy largo. “El crecimiento dejará mucho que desear en ese periodo”, sostuvo ayer, en la prosecución del ciclo de seminarios virtuales del Instituto del Banco Central del Paraguay (BCP).

“América Latina: La larga recuperación post-Covid”, fue el tema central de la presentación de la experta, quien abogó para que América Latina, Paraguay incluido, aprendan de lo que no hay que hacer para repetir el rebote de la crisis que hubo en los años 80.

A su criterio, en ese tiempo se vieron retroceder las reformas del sector financiero, las comerciales y el fortalecimiento institucional, que dieron gran marcha atrás.

“Una de las grandes presiones se traducirá en políticas más populistas, con economías más cerradas, menos dependiendo de reformas estructurales; esto se dio siempre en periodos de más bajo crecimiento; es decir, economías que no crean nuevos trabajos ni prosperidad”, destacó.

planes. Frente al escenario incierto que aún les depara a los países emergentes, dijo que con espacio fiscal se puede seguir dando apoyo a los elementos o sectores más frágiles de la sociedad, incluyendo el apoyo a la salud, pero que generar muchos planes, con la incertidumbre sobre la duración de la pandemia, será un poco difícil.

Lo que más impacta a la experta en este contexto, es -según especificó- no saber de dónde emergerá la “locomotora internacional” que reactive la economía; y que no será fácil sólo restaurar el nivel económico ni recuperar el ingreso perdido de una manera rápida. Otro freno a la recuperación completa vendrá de afuera, al ser también inciertos los escenarios mundiales.

Valoró, de igual manera, las respuestas de la mayoría de los países de la región, en la primera etapa de la pandemia, enfocados en obtener apoyo en liquidez de fuentes internas o externas. “La otra parte vino por el estímulo fiscal; la tercera parte mediante la liquidez doméstica: es la primera vez que en países emergentes jugó un papel real la política monetaria, al brindar apoyo a los bancos”, destacó.

calificadoras. La especialista habló también del trabajo que están realizando las calificadoras internacionales a los soberanos y a las corporaciones. De estas organizaciones dijo que tuvieron récords de cambios negativos a la clasificación en poco tiempo; mientras que a América Latina “le pegaron duro”.

“Según Standard & Poor, entre el 35% y el 40% de las corporaciones fueron marcadas hacia abajo, en el mundo, desde que empezó la pandemia, pero en Latinoamérica el nivel llegó al 60% de las corporaciones”, explicó.

También se focalizó en el fenómeno de la salida de capitales durante el tiempo de pandemia en los países emergentes, al señalar que en casi seis semanas salieron de nuestra región todo lo equivalente al periodo de un año, cuando llegó la crisis financiera de 2008.

Siguió la idea abordando la momentánea recuperación de los flujos que se tuvieron en junio/julio pasados; pero que en agosto nuevamente se observa una ola de debilidad en los flujos de capital, principalmente en lo que se refiere a la región.

Las Cifras
60
por ciento de las corporaciones regionales tuvieron bajas calificaciones por parte de Standard & Poors en este tiempo.

45
países emergentes con sus deudas públicas fueron analizados por la economista jefe del Banco Mundial.

Comentarios