El asesoramiento como punto clave para la estrategia comercial

De un tiempo a esta parte del año, ya son cientos -sino miles- de empresas que se han visto forzadas a cerrar las puertas de su negocio por no encontrar otro camino, solución, alternativa o estrategia para llevar a flote su barco, y es por esto que la palabra “reinvención” cobra tanta relevancia. 

Muchas micro, pequeñas y medianas empresas (Mipymes) se van fogueando en medio del “error y acierto” de los años, que no está mal del todo, pero este no es el mejor de los maestros al momento de buscar potenciar determinado proyecto. De ahí, la necesidad radical de encontrar asesoría para limar asperezas y que ese margen de error sea mínimo.

Uno de los desaciertos más grandes de todo emprendedor es precisamente el primer paso, el de la trazabilidad de los objetivos, y por eso le preguntamos a Hermann Peters, director Ejecutivo de Doble G, consultora de estrategia empresarial especializada en Pymes, cuáles serían los pasos correctos a dar, y más aún en medio de esta pandemia.

“Mucho depende realmente del rubro; hay muchos que fueron duramente afectados, pero varios otros que sí se pudieron reinventar. Por eso es súper importante manejar bien los costos, porque no se trata solamente de vender. La gente me llama pidiendo explotar el área comercial, pero al momento de mirar los costos lo que realmente hace falta es mejorar la administración de los recursos para posteriormente impulsar esa área citada”, detalló el profesional.

Tener los objetivos bien definidos y controlados los egresos, son dos puntos fundamentales que muchas pequeñas empresas no tienen en cuenta al tiempo de diseñar sus estrategias. “Encontrar ese punto de equilibrio debe ser primordial y con base en esto plantear finalmente esa anhelada estrategia comercial efectiva”, explicó.

ANÁLISIS

En ese contexto de “error y acierto” y antes de solicitar un crédito millonario, Peters señaló que es vital un previo análisis financiero y de costeo, tanto de productos como de los egresos totales de la empresa, al margen de dirigir bien los gastos administrativos y operativos, para de este modo trazar objetivos y metas más “reales” y tangibles, cercanos al escenario actual del emprendimiento.

¿Qué estoy haciendo en mi día a día que me ayude a llegar a mi objetivo final? Es la pregunta que todo empresario debe plantearse, según el directivo, para conocer introspectivamente la efectividad de las acciones que uno, en solitario o en equipo, lleva a cabo en cada jornada laboral.

PROYECCIÓN

Consultado sobre los modelos de negocios más efectivos o más sostenibles a mediano plazo, Peters comentó que principalmente el e-commerce es uno de los formatos que más promete basado en su espacialidad virtual. A su criterio, todo negocio hoy debe tener, aunque sea una arista, ligada al ecosistema digital que lo ayude a interconectarse o facilitarles procesos a los clientes. 

Finalmente, el empresario recomendó asesorarse siempre antes de arrancar un proyecto, o en su defecto, antes de dar el siguiente paso dentro de la empresa, a modo de analizar y proyectar de la manera más efectiva los resultados, con las herramientas que hoy dispone esa firma y aprovechar mejor su entorno o ecosistema empresarial en el cual se desenvuelve ese emprendimiento.


Comentarios