Exclusión financiera e informalidad son consecuencias de la pandemia



El contexto de la pan­demia, sin duda, des­nudó una serie de situaciones sociales de las que podemos citar la exclusión de las personas del sistema financiero y la informalidad, un mal que Paraguay padece casi culturalmente. Romper estos sistemas y crear amplios programas de inclusión finan­ciera ayudarán, en tiempos de emergencia, a hacer eficiente la asistencia a todos los sec­tores en forma ágil y rápida, señala Bancard, en un aná­lisis.


Depender solamente de dinero en efectivo o asisten­cias en especies para la pobla­ción excluida, tiene sus cos­tos sociales; incentiva a la economía subterránea y a la desigualdad. Las herramien­tas financieras que ayudan a aliviar estos problemas son cuentas de ahorro y servicios de pago de dinero móvil, de acuerdo a un documento de la Asociación Mundial para la Inclusión Financiera (GPFI por sus siglas en ingles).

En Paraguay, una de las prác­ticas recientes fue la asisten­cia a la población vulnerable a través de sistemas de pago electrónico, como lo fue el programa Pytyvõ. Entre los sectores más afectados, se menciona a los trabajadores informales, cuentapropistas y dependientes de mipymes, quienes por lo general viven de los ingresos diarios.

El Gobierno estableció un sub­sidio económico, a través del Ministerio de Hacienda, den­tro de dicho programa. Uno de los principales desafíos de la distribución fue entre­gar los fondos a las personas que no contaban con cuentas bancarias, lo que hizo que se tuviera que buscar diferentes mecanismos para la entrega de beneficios de forma segura y trazable, a través de las bille­teras electrónicas de diferen­tes compañías celulares.

La tecnología es clave para per­mitir que las personas tengan acceso a productos financieros, alcanzando incluso a personas que viven alejadas de la capital y con poco acceso a sucursales financieras. A pesar de estos grandes esfuerzos que se rea­lizan, aún hay mucho camino que recorrer a nivel país en materia de inclusión finan­ciera. De acuerdo a un estudio del Banco Mundial, Paraguay ocupa el último lugar en Amé­rica del Sur en cantidad de adul­tos con cuenta bancaria.

COSTOS DEL EFECTIVO 

La prevalencia del dinero de papel frente al electrónico también es de más de 80% en Paraguay, lo que constituye nuevamente un impedimento para que las instituciones financieras puedan ofrecer beneficios a la población como el acceso al crédito para financiar diferentes proyectos o momentos en que las personas no cuentan con suficientes ingresos o capital para un determinado fin.


Además de la exclusión del sistema financiero por no tener un historial crediticio, acceso a una oferta de servicios financieros, el manejo de dinero en efectivo en Paraguay, expone a las personas y comercios a riesgos tales como falsificación, robo y hurto. 

Comentarios