Los confeccionistas destacan que la caída en exportaciones fue leve

La industria textil y confeccionista se muestra de alguna manera satisfecha con los números logrados en el acu­mulado de enero a julio de este año en las exportacio­nes, pues pese a atravesar una pandemia desde hace 5 meses, el valor de las divi­sas se sostuvo casi similar al mismo periodo del 2019, afirmó el titular de la Aso­ciación Industrial de Con­feccionistas del Paraguay (AICP), Diego Daud.

Habló del gran desafío de ahora en más, que será el de si los mercados comprado­res seguirán renovando los pedidos, con la crisis global. “Es muy bueno que estemos en los niveles similares, no obstante, hay que entender el proceso de las exportacio­nes, que duran casi 6 meses, son contratos adelantados y gracias a eso las empresas pudieron mantener y termi­nar de concretar los envíos. Pero el gran desafío es efec­tivamente si van a renovar esas compras, por eso recién a fin de año vamos a poder medir bien las estadísticas”, expresó.

Dijo que los envíos totales del año ascienden a US$ 72.244.929, con lo que se da una variación negativa del 7,97% en comparación al mismo periodo de enero a julio del 2019, cuando el valor de los envíos genera­les alcanzó US$ 78.001.384. Se clasifican en dos gran­des grupos, que serían el de prendas de vestir por un lado, que arroja una caída del 1,59% en el mismo periodo citado, con US$ 30 millones en el 2019 frente a los 29 millones de este año. Se observa que en dicho seg­mento, los 2 primeros meses del año hubo aumentos del 24 y 29%, que luego con la pandemia fueron cayendo y el peor mes fue el de abril, logrando un repunte nueva­mente en junio del 28%, y en julio el envío de prendas de vestir volvió a caer 8%.

El 2º grupo es el de artículos de cama, mesa y baño desti­nados en su mayor propor­ción a Brasil, que al igual que las prendas tuvieron incrementos en los meses de enero y febrero, luego una caída brutal en abril, y un interesante rebrote en junio de 8% y casi 3% más de embarque en julio. En este subsector, los ingre­sos de divisas alcanzaron US$ 42 millones durante los siete meses de este año, lo que representa una baja del 12,47% frente al mismo periodo anterior, cuando fue de US$ 47 millones en el 2019.

Comentarios