Luego de 3 meses de caída, en junio la actividad económica creció 1,2%

Primer semestre cierra con señal positiva, pese a que el acumulado del año registra caída de 1,4%, según datos preliminares del BCP. Vuelve a resaltar la dinámica positiva de agricultura y ganadería.


El Indicador Mensual de Actividad Económica (Imaep) registró un crecimiento de 1,2% en junio de este año, con relación al mismo mes del año anterior, de acuerdo con las informaciones preliminares que fueron dadas a conocer ayer por el Banco Central del Paraguay (BCP).

Desde marzo hasta mayo, el indicador había mostrado solo cifras negativas, acusando recibo de la crisis por la pandemia de la enfermedad por Covid-19. La baja más pronunciada fue la que se tuvo en abril pasado (12,2%).

Pese a que la racha decreciente mensual se cortó al cierre del primer semestre de 2020, vale resaltar que en el acumulado de lo que va del año todavía se evidencia una reducción de la actividad económica, que es de 1,4%, según las estadísticas oficiales.

EN ALZA. En el comportamiento interanual de junio, conforme a los técnicos de la banca matriz, incidieron los desempeños positivos registrados en la agricultura (efecto rebote de la soja), la ganadería, algunas ramas manufactureras y la construcción.

Dentro de la manufactura, las actividades con dinámica favorable fueron la producción de carnes, aceites, lácteos, bebidas y tabacos, químicos, madera, cueros y calzados, la fabricación de minerales no metálicos y de metales comunes. Sin embargo, hubo variaciones negativas en la producción de molinerías y panaderías, textiles y prendas de vestir, productos del papel y maquinarias y equipos.

Por otra parte, la actividad de la construcción registró un importante crecimiento interanual de la mano de la reactivación en la ejecución de las obras, sobre todo públicas.

EN BAJA. No obstante, el informe publicado por el Banco Central sobre el Imaep refiere que continúan observándose resultados negativos en los servicios y en la producción de electricidad y agua.

En el segmento específico de los servicios, predominan los efectos negativos que afectan a las actividades de hoteles y restaurantes, servicios a los hogares, servicios a las empresas y transportes. En contraste, mostraron resultados positivos las telecomunicaciones, la intermediación financiera, el comercio y los servicios gubernamentales.

En cuanto a la menor generación de energía eléctrica de las binacionales, se mantiene condicionada por el bajo caudal hídrico del río Paraná, así como también por la menor demanda por parte de Brasil, debido a la baja de su actividad económica.

El Imaep, que excluye a la agricultura y a las binacionales, tuvo una variación interanual de 0,7%, pero igualmente acumula en el año una variación de -3,1% a junio.

ECN. Además, el BCP publicó ayer los datos del Estimador de Cifra de Negocios (ECN) del cierre del primer semestre, que también tuvo una variación interanual positiva luego de tres meses de resultados adversos. El indicador aumentó en 2,3%, mientras que la variación acumulada desde enero se ubicó en -2,7%.

El comportamiento se encuentra explicado por mejores desempeños en la industria manufacturera y el comercio. En el primero de estos sectores, se destacan las dinámicas favorables registradas en las ventas de los sectores de carne, lácteos, bebidas y tabaco, metales comunes y minerales no metálicos; mientras que en el segundo sobresalen los resultados positivos registrados en las ventas de alimentos, insumos agropecuarios y productos para el equipamiento del hogar.

El Central presentó en junio pasado su más reciente revisión sobre el producto interno bruto (PIB) local para el cierre de 2020, estimando una caída de 3,5%.

Comentarios