Se desploma el negocio del cambio de Amambay

Al verificar los registros históricos de los balances que presentó el banco Amambay ante el Banco Central del Paraguay (BCP) y cuyos resultados se reflejan en el boletín financiero, llama la atención la evolución que tuvo la entidad financiera de la familia Cartes y su evolución con los sucesos que involucraron al cambista internacional Darío Messer, hoy con prisión domiciliaria y una condena de 13 años en Brasil.

En 2017 cuando Horacio Cartes era presidente de la República la cuota de mercado de su banco llegaba hasta el 40% del total de las operaciones del sistema, algo bastante llamativo para una entidad cuyo patrimonio neto en el sistema representa apenas el 3,8% y cuyas operaciones de crédito y depósitos no alcanzaban siquiera el 5% de participación.

EL DESCENSO

A mediados del año siguiente, el exmandatario debió dejar el poder a manos del que entonces era su “adversario” político el actual presidente Mario Abdo Benítez. Ese mismo año, explotaba el escándalo de su “amigo del alma” el cambista internacional, Darío Messer, quien desaparecía de la escena pública y cuyo estatus era de prófugo de la justicia que lo acusaba de haber montado un esquema con el cual lavo más de US$ 1600 millones en 52 países, entre ellos, Paraguay.

Los resultados en el negocio del cambio empezaron a verse afectados y ese año cerró con una participación de 33%; al mismo tiempo, el banco Amambay empezaba a aparecer en la lupa de investigación del Ministerio Público y la Policía Federal del Brasil. En el plano local una Comisión Bicameral de Investigación obligaba al expresidente del banco Amambay, Eduardo Campos, a responder sobre las fuertes sospechas de que las millonarias remesas de reales en realidad formaban parte de un esquema trasnacional criminal.

En 2019, Campos –actual miembro del directorio de Amambay- entregaba medio millón de dólares americanos en efectivo a la novia de Messer para una “ayuda económica” a fin de gestionar su defensa ante la Justicia. En ese momento, el “amigo del alma” seguía prófugo. Ese año la cuota de participación en el mercado de cambio de divisas del banco de Cartes bajaba a un 18%, sobre el total de las operaciones del sistema.

Finalmente, a junio de este año, con un Messer ya en prisión domiciliaria, una condena de 13 años de prisión los cuatro procesos que se le abrieron, y un Horacio Cartes investigado por la Justicia del Brasil, llama la atención que la cuota del mercado de cambios del banco Amambay cayó a solo un 4%, según datos del boletín del BCP.

En declaraciones que dio esta semana el actual presidente de la entidad, Fernando Paciello, dijo a la emisora 970 AM que actualmente en el negocio de remesas de reales ya no ocupan la posición de liderazgo. Precisó que este año lograron remesar billetes solo por valor de US$ 5,1 millones.

Los bancos Rendimento y Paulista del Brasil, con los que el banco Amambay operaba en el negocio de cambio de reales por dólares, también están siendo investigados por la Justicia brasileña en una de las tantas acciones del conocido operativo Lava Jato.


Comentarios