Ciudad del Este es una muestra del fracaso del modelo económico



27 DE SEPTIEMBRE DE 2020 - 02:00


La situación de Alto Paraná –y particularmente de Ciudad del Este– es una muestra clara del fracaso del modelo económico paraguayo. La apertura de la frontera en medio de la peor pandemia del siglo en la situación en la que está el vecino país, más que una victoria para festejar, tal como lo hicieron las autoridades y una parte de la ciudadanía, da cuenta de la dependencia y la falta de soberanía que tiene nuestro país. Es urgente que las autoridades departamentales y municipales diseñen un plan de desarrollo que junto con las instituciones del Gobierno Central pueda ser impulsado para transformar estructuralmente el modelo productivo de la región y del municipio en particular. Soberanía nacional e independencia, la región precisa desarrollo local con empleos decentes, mejores condiciones de salud, educación, infraestructura vial y social.




La llegada del coronavirus encontró a Ciudad del Este en condiciones deplorables en términos de servicios de salud y empleo. El acceso a salud, medido por las consultas de quienes se enferman o accidentan, es menor que el promedio nacional. Los indicadores de mortalidad neonatal, infantil y materna publicados por el Ministerio de Salud para el año 2018 muestran que están por encima del promedio nacional. En la distribución territorial de las muertes maternas, el Departamento de Alto Paraná está pintado en rojo, ya que allí se concentra una buena parte de ellas.



La situación se vuelve más vergonzosa si consideramos la historia económica del departamento y del distrito en cuestión. En 2007, ÚH informaba que la tasa de crecimiento del PIB en Ciudad del Este era de casi el 8% anual, debido al fuerte impulso del comercio. El tamaño de la rama, tanto minorista como mayorista, ubicaba a la ciudad entre las tres grandes urbes del planeta en comercio, solo por detrás de Miami y Hong Kong.

Si a esto le agregamos que el departamento concentra la tercera parte de la superficie sembrada de soja en el país, resulta que entre la producción de soja, rubro que durante diez años generó altos niveles de riqueza, y el comercio, esta región debería haberse convertido en un polo de desarrollo y bienestar. Sin embargo, nada de eso se revirtió en las condiciones de vida de su población ni por la vía del empleo decente ni por la vía de políticas públicas financiadas con impuestos derivados de la riqueza generada en el departamento. Los municipios cuentan con el impuesto inmobiliario y otros relativos al comercio que debieran haber sido direccionados al bienestar de la población.

La pandemia muestra gran cantidad de trabajadores con ingresos bajos, sin seguridad social, en condiciones laborales precarias e informalidad. La comunidad hoy se debate entre salir a trabajar a un costo altísimo para su vida y para el país, frente a un también gran número de trabajadores de blanco a quienes se pondrá en riesgo. Esto sin contar con los costos que tendrá para la salud pública mantener niveles altos de contagio.

Al observar los recursos que fueron transferidos por el Gobierno Central, resulta que este departamento y sus respectivos distritos reciben de lejos la mayor cantidad de fondos derivados de royalties, compensaciones y coparticipaciones de impuestos. En contrapartida, los informes de la Contraloría muestran su mala administración. Una rápida revisión de los informes de gestión y las políticas públicas departamentales y municipales dan cuenta del bajo nivel de compromiso con las funciones y competencias que les otorgan las leyes. No hay planes que muestren las acciones de ninguna de las dos instancias, ni evaluaciones o rendiciones de cuenta de los efectos logrados en el bienestar de la ciudadanía que deben asistir.

Es urgente que las autoridades aprendan de la experiencia y diseñen políticas que contribuyan a la soberanía nacional reduciendo la dependencia del Brasil y generando desarrollo con empleos decentes, mejores condiciones de salud, educación y protección social, infraestructura vial y social. La riqueza que producen el departamento y este distrito debe generar los ingresos tributarios para financiar estas medidas.

Fuente https://www.ultimahora.com/ciudad-del-este-es-una-muestra-del-fracaso-del-modelo-economico-n2906723.html

Comentarios