PGN 2021 prevé déficit de 4% y primer canje de deuda por USD 500 millones

PRESENTACIÓN. Ejecutivo entregó al Congreso plan de gastos de G. 85,7 billones, inferior a este año. PASIVO. Proyecto se financia en 13,2% con deuda. Se emitirán bonos por valor de USD 1.100 millones.



El Poder Ejecutivo, a través del Ministerio de Hacienda, presentó ayer al Congreso el proyecto de Presupuesto General de la Nación (PGN) 2021. Del acto oficial participaron el titular del Senado, Óscar Salomón; el ministro de Hacienda, Benigno López; así como los viceministros de Administración Financiera, Economía y Tributación, Óscar Llamosas, Carmen Marín y Óscar Orué, respectivamente (ver infografía).



En medio de un contexto difícil para el Fisco por la caída prevista para este año en los ingresos y el feroz endeudamiento adquirido para enfrentar la pandemia, el documento contempla un monto total de G. 85,7 billones, que representan USD 12.089 millones al tipo de cambio presupuestario (G. 7.092), y USD 12.407 millones al cambio actual (G. 6.910). Este monto implica una reducción del 0,7% respecto al plan aprobado para este ejercicio, hecho que se registra por primera vez y que apunta principalmente a una contención del gasto corriente, destacaron desde el Gobierno.

El PGN 2021 se elaboró con un déficit fiscal del 1,5%, en línea con la Ley de Responsabilidad Fiscal (LRF). No obstante, el Ejecutivo pide al Legislativo en el proyecto una nueva excepción a la regla para que el saldo rojo pueda extenderse hasta el 4%.

El ministro López y el viceministro Llamosas recalcaron que esta solicitud se realiza con el fin de no cortar abruptamente las inversiones públicas y afectar las expectativas de rebote para el año próximo. De aceptarse la ampliación del déficit, el Gobierno incluiría por decreto los nuevos proyectos, que según recalcaron las autoridades, corresponden exclusivamente a inversiones y ya cuentan con financiamiento vía créditos.

El planteamiento también establece que los remanentes de la Ley de Emergencia no utilizados al cierre de diciembre de este año, migrarán al ejercicio que viene.

El 2021 será el tercer año consecutivo en el que la Administración Central superará el tope del 1,5% de déficit, ya que en 2019 cerró en 2,9% producto de la recesión y este año se estima que terminará en torno al 7%, debido a la pandemia. En el mensaje entregado ayer, se prevé el retorno a la regla en el 2024, para lo cual deberá aprobarse la reforma de la LRF, proyecto que deberá ser presentado en las próximas semanas.

ENDEUDAMIENTO. Del monto total previsto dentro del PGN 2021, el 13,2% se financiará mediante la toma de deuda, de acuerdo con el proyecto. Esto quiere decir que el Estado tomará compromisos por un valor de G. 11,3 billones (USD 1.593,3 millones).

De todo el endeudamiento, el Tesoro plantea por primera vez la emisión de bonos por USD 500 millones para el canje de deuda que vence recién en 2023. El Gobierno podrá realizar esta operación sin la necesidad de la aprobación de la Ley de Administración de Pasivos, presentada en marzo pasado, ya que el proyecto de ley entregado ayer establece que se podrá realizar la recompra de títulos que no están próximos a vencer a precios superiores al valor de su emisión inicial, pudiendo estos procesos aumentar el monto neto del endeudamiento siempre y cuando los plazos e intereses sean convenientes para el Fisco.

INGRESOS Y OBRAS. El plan de gastos se elaboró teniendo en cuenta una caída de la recaudación de impuestos en torno al 8,2%, en comparación al número previsto para este 2020. Con esto, el Fisco prevé contar con ingresos tributarios por valor de USD 3.338,5 millones, siendo el IVA, como cada año, su principal sostén.

Este nivel recaudatorio y las limitaciones en la toma de deuda y déficit hacen que se asigne un total de USD 662,7 millones al MOPC, lo que representa una disminución de unos USD 42 millones frente al aprobado inicialmente para este ejercicio.

Monto total previsto registra histórica disminución
El proyecto de PGN 2021 registra por primera vez una disminución del monto total con respecto al plan del año anterior, según destacaron las autoridades del Ministerio de Hacienda en la víspera.

El viceministro de Administración Financiera, Óscar Llamosas, resaltó que la reducción del 0,7% equivale a unos USD 81 millones menos, y se explica, principalmente, por la imperiosa necesidad de contener el gasto luego del endeudamiento adicional de USD 1.990 millones por la pandemia y la expectativa de cierre del déficit en torno al 7% para este año.

El subsecretario de Estado confirmó que el documento presentado ayer incluye una reducción también del 0,7% del gasto corriente.

Asimismo, en el proyecto de ley no se contemplan nuevos incrementos en los niveles salariales ni el reajuste del sueldo mínimo, entre otros.

Docentes tendrán reajuste si crece la recaudación
El plan de gastos del 2021 no prevé nuevos aumentos en las remuneraciones del personal docente desde inicios de año, tal como se venía haciendo desde hace varios ejercicios por un acuerdo entre los gremios y el Gobierno. Estos incrementos ya habían sido suspendidos por este año, considerando la pandemia y la caída en los ingresos, producto de la disminución de la actividad económica.

No obstante, el Ministerio de Hacienda incluyó un articulado en el proyecto de ley que hace una excepción dependiendo del crecimiento de la recaudación de impuestos.

Es así que, de acuerdo con el artículo 257, los docentes podrán tener un reajuste del 8% desde octubre si los ingresos crecen más del 10% frente a este año. Asimismo, la suba salarial podría llegar incluso al 16% si es que la recaudación tributaria crece por encima del 15%.

Presión fiscal caerá a nivel obtenido en 2013
La paralización de la actividad económica por las medidas de distanciamiento social no solamente impactará en una retracción del PIB del 3,5% en este año, sino que también hará caer la presión fiscal en el 2021.

De acuerdo con el proyecto de Presupuesto 2021, la relación entre la recaudación de impuestos y el PIB cerrará ese ejercicio en el 9,1%, lo que se encontraría en un nivel similar al del 2013.

En la actualidad, la presión fiscal paraguaya se ubica en el 9,9% del PIB, indicador que nos coloca en el fondo del ránking regional, según las estadísticas de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) y del Centro Interamericano de Administraciones Tributarias (CIAT). Estos reportes indican que el promedio regional llega al 22,8%, lo que es superior en 12,9 puntos al nivel paraguayo.

Comentarios