Reinventar el futuro de compra del cliente

Las empresas deben comprender cómo este nuevo mundo afecta a todos sus puntos de contacto con el cliente si quieren reinventar activamente su propio futuro y no quedar a merced de eventos externos.
POR JUSTO BÁEZ SOCIO PWC PARAGUAY DIRECTOR PWC´S ACADEMY PY

Para las empresas que atienden al consumidor final, el futuro está llegando más rápido de lo que nadie imaginó hace unos pocos meses, acelerando las tendencias digitales que ya habían estado transformando el comportamiento del consumidor.

La pandemia de COVID-19, por ejemplo, ha acelerado el ritmo de los cambios de comportamiento en todo el mundo en la forma en que las personas viven sus vidas: cómo trabajan, comen, se comunican, juegan y aprenden. Y esto también se extiende a los patrones de consumo, en todas las categorías, incluidos comestibles, entretenimiento, atención médica e incluso datos.

Las empresas deben comprender cómo este nuevo mundo afecta a todos sus puntos de contacto con el cliente si quieren reinventar activamente su propio futuro y no estar a merced de eventos externos.

El escritor de tecnología y ciencia William Gibson escribió una vez: “El futuro ya está aquí, simplemente no está distribuido de manera uniforme”. El punto de Gibson es que el futuro no es el mismo, o no llega al mismo ritmo, para todos.

En PwC, creemos que la implicación de las palabras de Gibson es que, con las herramientas y el talento adecuados, las empresas pueden enfrentarse a la disrupción del mercado y “Reinventar el futuro” de su propia organización en particular.

Y para las empresas que atienden al consumidor final, el futuro está llegando más rápido de lo que nadie imaginó hace unos pocos meses, acelerando las tendencias digitales que ya habían estado transformando el comportamiento del consumidor.

Las empresas deben comprender cómo este nuevo mundo afecta a todos sus puntos de contacto con el cliente si quieren reinventar activamente su propio futuro y no quedar a merced de eventos externos.

La pandemia de coronavirus, por ejemplo, ha acelerado el ritmo de los cambios de comportamiento en todo el mundo: cómo las personas trabajan, comen, se comunican, juegan y aprenden.

Y esto también se extiende a los patrones de consumo, en todas las categorías, incluidos comestibles, entretenimiento, atención médica e incluso datos. Es importante que las empresas B2C de todo tipo comprendan hasta qué punto el recorrido actual del cliente ya ha cambiado y qué tan diferente podría llegar a ser.

La situación de COVID-19 ha afectado profundamente las opiniones de los consumidores urbanos sobre el gasto; esto de acuerdo a los resultados de la última encuesta realizada por PwC – “PwC Global Consumer Insights Survey 2020” en distintos territorios del globo.

Antes del brote, la confianza del consumidor estaba por las nubes, y casi la mitad (46%) de los encuestados dijeron que esperaban gastar más en los próximos 12 meses; después de que comenzó el brote, el 40% informó una disminución en los ingresos como resultado de la pérdida o el despido del empleo.

Además, el porcentaje de quienes dijeron que iban a gastar menos en los próximos meses casi se duplicó, y el número de quienes dijeron que iban a gastar más se redujo en más de 10 puntos porcentuales.

Nadie sabe con certeza cuántos de los cambios de comportamiento del consumidor acelerados por COVID-19 ganarán tracción permanente, pero la reciente investigación de consumidores apunta a un mayor deseo por la transparencia, la sostenibilidad, la limpieza, la vida comunitaria y la conciencia social.

En un momento tan crucial de nuestra historia reciente, la necesidad de que todas las empresas orientadas al consumidor establezcan confianza con el consumidor no podría ser más clara.

Las ideas sugieren que el ritmo del cambio y la disrupción de la industria en curso impulsarán la aparición y el establecimiento de una nueva cohorte de ganadores y rezagados en la industria del consumo durante la próxima década, con el consumidor en el centro como nunca antes.

Fuente:https://www.5dias.com.py/opinion/reinventar-el-futuro-de-compra-del-cliente

Comentarios