La adaptación de la industria textil paraguaya al impacto del coronavirus



Asunción, Agencia IP.- Ante el freno de la economía por causa de la pandemia, el sector textil paraguayo apostó a la reinvención, adaptando sus procesos al nuevo contexto. Así, en un primer momento, se abocaron a la producción de tapabocas para el mercado local y, posteriormente mediante acuerdos con el gobierno, proveer insumos hospitalarios para la protección de profesionales de salud.


Para la industria textil, la llegada del covid-19 al país representó un reto de readaptación y reorganización. Desde la Asociación Industrial de Confeccionistas del Paraguay (AICP) pusieron en marcha sus máquinas de costuras para que trabajadores del rubro hicieran frente a la enfermedad viral con la producción de tapabocas.

Con el fin de asegurar que estos tapabocas cumplan con ciertos estándares para garantizar la protección de la salud de sus usuarios, el gremio creó en colaboración con profesionales del Ministerio de Industria y Comercio (MIC), técnicos textiles y una experta del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), el material “Especificaciones Técnicas – Confección de mascarillas faciales (tapabocas) de uso comunitario”.

Bajo estos estándares, y mediante el apoyo de la Misión Técnica de la República de China, Taiwán, a través del Proyecto Fomipymes, fue posible la creación del “Sello de Calidad” para tapabocas de uso comunitario, que permitió la producción estandarizada a las empresas del sector.

Otro paso importante para el sector fue mediante la articulación y el alcance de un «Acuerdo Nacional» para provisión de batas hospitalarias al Ministerio de Salud. Esta iniciativa de gran impacto para los talleres de confección generó, directa e indirectamente, más de 3.000 fuentes de empleo que permitieron mantener activas las fuerzas operativas del rubro textil.

De esta manera, el trabajo no solo llegó a las empresas adjudicadas, sino que fue distribuido entre más de 100 mipymes del sector. Todas se rigieron por el Manual de Buenas Prácticas y Trazabilidad, garantizando así una producción que cumpla con protocolos de higiene y seguridad.Se confeccionarán 3.000 batas y se generarán más de 3.000 empleos directos. Foto: AICP

Esta acción fue enmarcada dentro de la Ley de Contrataciones Públicas 2051/03 que exige transparencia en la compra de insumos. La misión del gremio fue articular los trabajos con criterios inclusivos, equitativos y de buenas prácticas para agrupar empresas de distintos tamaños: pequeñas, medianas y grandes, proponiendo un modelo de distribución del trabajo sin precedentes en la historia de la industria de la confección y de las compras públicas.

Al mismo tiempo, se realizaron varios cursos, charlas y webinars online, que brindaron herramientas para adaptarse y afrontar los efectos colaterales de la pandemia. Entre ellos, se puede mencionar los cursos de e-learning sobre control e inspección de la producción, branding, adaptación a las nuevas estrategias comerciales, decisiones estratégicas financieras en tiempos de crisis, nuevos escenarios de la industria durante y pospandemia.

Proyectos de la AICP para mitigar el impacto socioeconómico del covid-19

Moda, impacto social, protección del medio ambiente y prosperidad fueron los principales ejes de cuatro iniciativas presentadas como parte del lanzamiento del Sello de Moda Sostenible de la AICP.

El gremio de confeccionistas impulsó capacitaciones a empresas, colaboradoras y emprendedoras en los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) desde el 2019, con el apoyo de la Misión Técnica de la República de China Taiwán y el Ministerio de Industria y Comercio, a través del Proyecto de Fortalecimiento de la capacidad del Sistema de Orientación para las Mipymes del Paraguay.

En el marco de esta formación surgió el Sello de Moda Sostenible, que destaca acciones de marcas nacionales que incorporan criterios de sostenibilidad, basados en el mejoramiento de la calidad de vida de las personas, la promoción de la identidad local, la protección del medio ambiente, y en la contribución a la prosperidad de la sociedad.La iniciativa tiene por objetivo la contribución en lo social, en el medio ambiente y en la prosperidad a través de la Moda Sostenible. Foto: Gentileza

Estas acciones corresponden a Respirá Moda, que propone la plantación de árboles en Guairá en alianza con a Todo Pulmón; Sembrá Moda, que incorpora etiquetas sembrables para la creación de huertas; Doná Moda, que promueve la recolección de prendas para la donación a familias vulnerables en conjunto con la Fundación Conin, y Reinventá Moda, que insta al consumo responsable y a prolongar el uso de prendas y accesorios.

Por otra parte, el gremio actuó como coordinadora de E-Mbareté, un evento de moda vía streaming, semejando a una feria virtual y plataforma de venta online directa, que buscó incrementar las ventas de mipymes creativas nacionales, mediante la implementación de una plataforma innovadora.

Así también, la AICP ofrecerá más de 38 horas de formación a distancia sobre temas como marketing digital, perfil del consumidor y branding, además de estrategias de innovación en el retail, considerando los escenarios que plantea esta nueva normalidad en un espacio de comercialización físico (tienda) y digital (e-commerce).

Fuente https://www.ip.gov.py/ip/la-adaptacion-de-la-industria-textil-paraguaya-al-impacto-del-coronavirus/

Comentarios