Madrid, el punto más caliente del virus en Europa, se dirige al confinamiento parcial

MADRID, 1 oct (Reuters) - Los habitantes de Madrid verán restringidas sus opciones de movimiento en los próximos días después que la presidenta regional concediese a regañadientes que acatará las órdenes del Gobierno central de limitar la movilidad, el contacto social y los aforos en la capital española, que actualmente es el mayor foco de contagio de COVID-19 en Europa.

En la Comunidad de Madrid hay 859 casos de la enfermedad provocada por el nuevo coronavirus por cada 100.000 habitantes, según la Organización Mundial de la Salud (OMS). Madrid, al igual que el conjunto de España, ya fue uno de los países más afectados por la primera ola de la pandemia.

El Gobierno central, una coalición de izquierdas que sitúa la incidencia de Madrid en 735 casos por cada 100.000, decidió a última hora del miércoles imponer nuevas restricciones que supondrán el confinamiento parcial de más de 3 millones de personas.

En una resolución publicada en el Boletín Oficial del Estado (BOE), Sanidad afirmó que las medidas acordadas en la víspera por el consejo interterritorial de salud son de “obligado cumplimiento” para todas las comunidades, incluso para aquellas que votaron en contra como Madrid, concediendo un plazo de 48 para cumplirlas tras su notificación formal.

Esto enfureció al gobierno regional, formado por una coalición de centroderecha y preocupado por el impacto de las mismas en una ciudad célebre por sus bares, restaurantes y el bullicio de los turistas antes de la pandemia.

En el transcurso de un pleno de la asamblea regional, la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, calificó las órdenes de Sanidad de “alegales”, aunque dijo que las acataría mientras la justicia se pronuncia.

“Esta comunidad no está en rebeldía y cumplirá todas las órdenes de manera estricta... Eso sí, iremos a los tribunales como hicimos con el pase de fase para defender los intereses legítimos de los madrileños y que las medidas sean objetivas y justas”, dijo la jefa del Ejecutivo regional.

Con la introducción de estas medidas, se reducirán los movimientos de más de 3 millones de habitantes en la capital madrileña y nueve municipios circundantes con al menos 100.000 habitantes y con más de 500 casos de coronavirus por cada 100.000 en los últimos 14 días.

Los ciudadanos sí podrán acudir al trabajo, a la escuela o al hospital, pero verán limitados otros movimientos y sufrirán restricciones de aforo en establecimientos comerciales. Los bares y restaurantes adelantarán la hora de cierre a las 11 p.m. y se limitarán las reuniones con carácter general a 6 personas.

El gobierno regional, que ya había impuesto confinamientos parciales en 45 áreas de salud en su mayoría de rentas bajas, tiene hasta la tarde del viernes para publicar los detalles finales de las restricciones, incluyendo su entrada en vigor.

El largo pulso que la Comunidad de Madrid ha mantenido con el Gobierno central ha contrariado a gran parte de la población.

“Me parece indignante, estoy furiosa. Hacer política con la salud de los ciudadanos es de lo más rastreo que he visto en mi vida”, dijo Luisa, que trabaja de comercial, a la salida de una estación de metro en Madrid, acusando a los políticos de derecha de dar prioridad a la economía frente a la salud.

“Deberían llegar a un acuerdo por el bienestar de la nación y la protección de todas las personas más vulnerables, que serían los mayores”, dijo Luis Raudsepp, un venezolano residente en la capital.

Fuente:https://es.reuters.com/article/topNews/idESKBN26M4WU

Comentarios