Se construyen torres del segundo puente en el lado paraguayo

El Director de Coordinación, Miguel Gómez, y el Superintendente de Obras, Fernando Souto, inspeccionaron las obras junto con técnicos del banco paraguayo. El equipo también descubrió que los 180 trabajadores siguen todos los estándares de salud establecidos después de la nueva pandemia de coronavirus.


Según información proporcionada por el ingeniero Fernando Souto, actualmente las dos columnas principales, de nueve metros de diámetro, ya son de hormigón a una altura de 51 metros. Esta estructura soportará la forma (moldura o encofrado) de la viga transversal de cinco metros que soportará los pilares sobre dos.

El ingeniero Jorge Areco, inspector de obra que acompañó a la inspección, informó que, al mismo tiempo, en los niveles superiores, la construcción de la caja de equilibrio que consta de una estructura multinivel, de 10.000 toneladas, compuesta por etapas, que servirá para encajar el tensores que soportarán toda la estructura del puente.

En su última visita a Porto Franco, el presidente de Paraguay, Mario Abdo Benítez, (Marito) habló sobre el impacto económico positivo del segundo puente para el país. Para Marito, el comercio, el turismo y la integración entre los dos países serán los principales motores de este crecimiento.

Gran estructura
En el lado brasileño, las obras del segundo puente están cerca del Marco das Três Fronteiras. Denominado Puente de Integración Brasil-Paraguay, el segundo puente internacional sobre el río Paraná costará alrededor de R $ 323 millones. Itaipu inyectó R $ 140 millones adicionales en las obras de Perimetral Leste, que unirá la nueva estructura a la BR-277.
El nuevo puente tendrá 760 metros de largo y una luz libre de 470 metros, el más grande de América Latina. Habrá dos carriles simples con 3,6 metros de ancho, arcén de 3 metros y acera de 1,70 metros a los lados. Se espera que el trabajo se entregue en tres años. Será más grande que el Puente de la Amistad Internacional y se ubicará unos 10 kilómetros más abajo, hacia el río Iguazú.

Una telenovela
El proyecto fue concebido originalmente por una comisión mixta entre los dos países en 1992, pero se ha ido dejando de lado a lo largo de los años por falta de dinero o interés diplomático. También hubo problemas ambientales al inicio de la ejecución, en 2014, y se pararon las obras. Cuando hubo avances en materia legal, no hubo recursos y el ingreso de Itaipu Binacional en esta estrategia fue fundamental para resolver todos los temas pendientes.

“Inicialmente no estaba pensado para ser un puente atirantado, luego el proyecto preveía un tramo menor, pero al final, el consorcio optó por dejar los pilares en los bordes para facilitar la ejecución y tener el tramo más grande de América Latina”, explica el el ingeniero Marcus Arantes, responsable del seguimiento de la obra por parte del Departamento de Carreteras de Paraná (DER-PR), organismo delegado de fiscalización del contrato.

Desde la redacción con consejos

Fuente:https://gdia.com.br/noticia/torres-da-segunda-ponte-sao-concretadas-no-lado-paraguaio

Comentarios