La balanza del comercio exterior

Tal como van las cosas, el balance de comercio exterior va a cerrar un 2020 con saldo a favor de las exportaciones. El perfil de esta balanza es histórico.

Las exportaciones están compuestas en abrumadora mayoría por productos primarios y derivados de agroindustrias, mientras que el platillo de las importaciones muestra un mix de rubros de consumo (alimentos, bebidas, automóviles, etc.) con un ligero saldo (3,2%) a favor de las compras en el exterior.

Es revelador que cerrado el tercer trimestre las exportaciones de soja y carne hayan experimentado un aumento, en valor, del 21% y 6,1%, respectivamente. Incluso la yerba mate, que no pesa demasiado en volumen y valor, subió nada menos que un 700% con respecto al periodo enero-setiembre 2019.

En cuanto a las importaciones, los bienes de consumo cayeron un 19% pero las maquinarias, motores y otros equipos industriales experimentaron una contracción del 23%, con énfasis en tractores, cosechadoras, pulverizadoras y demás implementos de uso corriente en las actividades agrícolas.

Como este es un sector que trabaja con seis meses a un año de planificación, los efectos de esta reducción podrían reflejarse en la eficiencia de la próxima campaña agrícola que arranca hacia mayo-junio del 2021. Sólo el buen comportamiento de la cadena de valor de la soja (con el grano sobrepasando los US$ 400 en Chicago) podría nivelar las cuentas.

Sin duda el factor de infraestructura de transporte ha sido determinante en el comercio exterior de este año. La caída de las compras son elocuentes y si las exportaciones de rubros centrales (en especial, de soja) se mantuvieron fue debido a excepcionales operativos de liberación de caudal en los embalses de Itaipú y Yacyretá que revitalizaron el canal logístico del Paraná.

Bajo esta mirada, 2021 es toda una incógnita

Fuente:https://www.5dias.com.py/editorial/la-balanza-del-comercio-exterior

Comentarios