Hoteles del Este: Incierto futuro pese a leve repunte

“Somos uno de los sectores más golpeados y no vemos una situación alenta­dora a corto ni mediano plazo, el futuro no es alentador por la situación de la pandemia y por los datos que pasan los médi­cos”, analiza Mariano Quiñó­nez, gerente del Hotel Howard Johnson de Ciudad del Este, consultado por La Nación sobre la situación del rubro hotelero.


“Como ya todos saben, fue un año bastante difícil en térmi­nos de ocupación, comenzamos el año con muy buena perspec­tiva de lo que iba a ser el 2020, pero en marzo empezaron a cancelarse las reservas por la situación ya conocida de la pan­demia del coronavirus. Contá­bamos con una Semana Santa con total ocupación y las reser­vas se cayeron todas, situación que nos obligó a cerrar por un mes porque no había clientes”, explicó el gerente de una de las marcas referentes en Alto Paraná en el sector.

En mayo fue cerrado el hotel y en junio se reabrió con un mínimo de 5 a 10% de ocu­pación. El hotel dispone de 84 habitaciones, de las cua­les habilitaron dos pisos con unas 20 habitaciones. “Fue­ron tiempos muy difíciles”, remarcó Quiñónez. Men­cionó que el repunte empezó en setiembre llegando a un máximo del 25% de ocupación, pero este diciembre estuvo en 15%, a causa de las medidas del Gobierno que hicieron caer varias reservas. “Eso de no poder viajar, luego que sí se puede, que los 100 kilómetros, nos hizo sufrir varias cance­laciones”, manifestó Mariano Quiñónez. De las 84 habita­ciones que dispone el hotel, cuando se reactivó habilita­ron 40 y de esa cantidad, solo el 15% está ocupado.

AJUSTE DE SERVICIOS

“Fue caótica, tuvimos que reinventarnos, incluso modificar y ajustar algu­nos servicios. Cerramos de marzo a junio. Mantuvi­mos un 50% a nivel opera­tivo, pero solo con un 30% de ocupación que, actual­mente es del 40%”, dijo por su parte Benjamín Achuca­rro, gerente del Hotel Asun­ción, uno de los antiguos de Ciudad del Este y ubicado fuera del centro. En cuanto a la proyección para el nuevo año, dijo que es llegar por lo menos al 50% de los espa­cios utilizados, pero que eso depende totalmente de las restricciones del Gobierno y del apoyo en cuanto a la segu­ridad de los pasajeros.

Carlos Jara, del Hotel Con­vair, del microcentro de Ciudad del Este, dijo que el año termina con un ligero repunte desde que se levantó la cuarentena y se abrió el Puente de la Amistad. Este mes tienen entre el 20 y 25% de ocupación de las 75 habita­ciones que dispone. “Estamos empezando a tener una luz de esperanza por lo menos. La pandemia y el mal manejo de algunas cosas tuvieron un impacto significativo en la industria hotelera, en julio, agosto, setiembre, no tuvi­mos prácticamente nada de gente, solamente una o dos habitaciones ocupadas”, sos­tuvo el directivo hotelero y remarcó que fue un sector muy golpeado.

PROGRAMA HOTEL SALUD

La Secretaría Nacional de Turismo, con el apoyo del Ministerio de Salud Pública, implementó el programa Hotel Salud para recibir a aquellos ciudadanos proce­dentes del extranjero para hacer la cuarentena obliga­toria, siempre y cuando pue­dan pagar. Carlos Jara, del Convair, indicó que “el pro­grama Hotel Salud ayudó, nos dio un oxígeno, un pequeño respiro para que no cerremos el hotel”.

“La permanencia de las per­sonas era de quince días y eso era un número impor­tante para nosotros, sobre todo para los que no tenía­mos gente”, manifestó el directivo hotelero. No obs­tante, Jara dejó en claro que el programa “fue bueno unos tres meses porque después empezó a degenerarse, por los enormes problemas que había”, expresó.

Jara explicó que “la existencia de un protocolo enorme para que la gente llegue a los hoteles salud, para después, ya al final, cualquiera sea de esa categoría, entonces la gente se fue dilu­yendo en varios lugares”.

El Howard Johnson no aceptó ser parte del programa Hotel Salud. “La evaluación que se realizó con la directiva vio que no compensaba porque al prin­cipio hubo mucha promesa del Gobierno en cuanto a ayuda que al final no se dio, tenía­mos que responder a todos los costos y tener tarifas bastante accesibles”, refirió el gerente Mariano Quiñónez.

PERSPECTIVA

Carlos Jara refiere que recién cuando se realice la vacunación masiva contra el coronavirus se podrá creer en una reacti­vación económica real, siem­pre y cuando se apliquen las medidas correctas. Habló de la necesidad de que la economía sea reactivada en serio porque lo que este año se hizo fue para sobrevivir.

Sigue la pandemia, de nuevo será un año suma­mente difícil para el Paraguay, para la mayoría, lo que pasa es que los números macro del país se mantienen más o menos, porque hay rubros muy importantes para el país, como la soja, la carne y otros, pero una cantidad importante de la población seguirá sintiendo los efectos como son las mipymes, los negocios pequeños y los informales, según Carlos Jara.

Aclara que, al haber menos consumo, el sector hotelero también se restringe porque la gente sale menos. “Apren­dimos las empresas hoteleras que no volverá a ser lo mismo en cuanto a cantidad de gente a quienes les damos trabajo. Hotel Convair tenía 35 funcio­narios y tuvimos que despedir a 25 personas”.

Fuente:https://www.lanacion.com.py/negocios_edicion_impresa/2021/01/02/hoteles-del-este-incierto-futuro-pese-a-leve-repunte/

Comentarios